Educación Formal para el Mantenimiento

Compartir esta entrada
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Print this page
Print

“Falla por falta de mantenimiento” es una de las causas que escuchamos frecuentemente cuando se trata de algún accidente o falla que afecta a la población. Es en ese momento en el que la prensa y la población nos damos cuenta de que existe una función que debe proporcionar el servicio de conservación o reemplazo de partes cuando estas llegan al final de su vida en algún bien o maquinaria.

Un análisis más profundo del término “Falta de mantenimiento” nos lleva a dividirlo en las siguientes causas posibles :

  1. La máquina fue mal diseñada/comprada para la función
  2. La máquina trabaja fuera del contexto operacional de diseño y tiene pobre mantenibilidad
  3. No existe un programa de conservación
  4. El programa de conservación de la máquina no consideraba una tarea para ese modo de falla
  5. La tarea no fue incluida en el programa de conservación
  6. El programa de conservación no fue efectuado
  7. La tarea fue efectuada fuera del tiempo ideal
  8. La máquina no fue entregada por el usuario para efectuar la tarea
  9. La máquina entró en un modo de falla que no fue detectado
  10. La persona que efectuó la tarea no tenía las habilidades técnicas para hacerlo
  11. La tarea fue mal efectuada
  12. El modo de falla fue ocasionado al intervenir la máquina para otra tarea
  13. La máquina fue saboteada.

Con excepción del último punto, esta lista condensada tiene un denominador común. La probabilidad de su ocurrencia puede ser disminuida mediante conocimiento, educación y entrenamiento.

Mantenimiento es un área de especialidades (casi como la medicina). Ninguno de nosotros pondría su salud en manos de un médico sin la preparación profesional y por lo general, preferimos a quienes se actualizan constantemente. Hasta hace unos cuantos años, no existía una carrera en la que se enseñara desde las aulas la importancia del mantenimiento. La especialidad de mantenimiento se adquiría mediante la mentoría y la experiencia. Una persona experimentada sirve como guía y maestro a los aspirantes que fungen como ayudantes hasta que la transmisión de conocimiento y la experiencia los convierte en maestros a su vez. Este es un proceso lento y lleno de inconvenientes que crea paradigmas y transmite tanto buenas como malas prácticas basadas en experiencias y ensayo y error.

El número de especialidades y conocimientos específicos requeridos para las funciones de mantenimiento es grande y depende del área y riesgos en los que se trabaja. La industria del petróleo, la aeronáutica, la de la energía nuclear y otras en las que el riesgo es grande, han debido establecer requerimientos mínimos para realizar tareas y certificaciones que acrediten las competencias técnicas para ciertas tareas. De lo se desprenden normas como las de la industria de la aviación, instrumentos médicos, las del American Petroleum Institute (API), etc.

En todos los niveles, el personal de mantenimiento debe pasar por un proceso de educación y actualización que permita desempeñar las tareas de manera correcta y de esa manera lograr los objetivos de una maquinaria confiable y segura. Desde el director de mantenimiento que diseña la estrategia y selecciona las tecnologías, herramientas, software y metodologías para conservar la operación del activo, define la organización del grupo de trabajo y la coordinación de las actividades con otras áreas. Los mandos medios que cumplen funciones de gestión, planeación, programación y supervisión y el personal de piso de planta que directamente interactúa con las máquinas y las herramientas.

Para satisfacer la demanda de educación y habilidades técnicas en el área de mantenimiento tradicionalmente se ha dependido de cursos específicos impartidos por empresa de consultoría y algunas organizaciones del estado que capacitan en los principios básicos.. En lo relacionado a carreras universitarias relacionadas directamente mantenimiento, las Universidades Tecnológicas en México han lanzado además de la carrera de Técnico en Mantenimiento la de Ingeniería de Mantenimiento. En el resto de América, esta carrera tiene muchos años de ser impartida en el resto de América. Tradicionalmente las carreras de Ingeniería mecánica, eléctrica, mecatrónica, electrónica e industrial han sido abastecedoras de persona con educación básica desde la que se comienza una especialización a base de cursos complementarios en el área de mantenimiento.

Hay muchas razones por las que las certificaciones profesionales son importantes y necesarias en nuestra industria, y en particular, aquellas que se relacionan con las habilidades técnicas. Demostrar que se cuenta con los conocimientos y las habilidades para desempeñar una posición que tiene bajo su responsabilidad la toma de decisiones basadas en el conocimiento y la experiencia, resulta ser de vital importancia para la maquinaria, las personas que trabajan con ella, el ambiente, y por supuesto para el negocio.

Mientras más arriba se está en la estructura de mantenimiento, es necesario prepararse en estrategia y gestión. Cursos especializados en las herramientas de confiabilidad, mantenimiento centrado en confiabilidad, análisis de causa raíz, análisis de modo de falla y muchos más que hacen una colección de conocimientos que se van obteniendo con el paso de los años y sin un programa estructurado. El tipo y grado de educación dependen mucho de la cultura de la organización en la que se trabaja, del plan de carrera y los deseos de superación del individuo. Quienes optan por este tipo de educación, tienen la opción de certificarse internacionalmente con la Society for Maintenance and Reliability Professionals (SMRP) como Certified Maintenance and Reliability Professional (CMRP ), la cual ha ganado gran aceptación en la industria como una garantía de conocimiento y habilidades técnicas para la industria. Muchas organizaciones colocan como requisito esta certificación para ciertas posiciones en el área de mantenimiento.

Una opción más estructurada es la de los diplomados y maestrías en estrategias de mantenimiento y confiabilidad que están disponibles en algunas instituciones en América latina y España. Esta maestrías cuentan con el respaldo de instituciones privadas y públicas y en ocasiones pueden ser revalidadas localmente por los organizamos oficiales correspondientes.

Para el área técnica relacionada con las estrategias de monitoreo de condiciones de las máquinas, casi toda la educación es impartida por empresas especializadas y expertos que cuentan con la preparación y experiencia para desarrollar las competencias técnicas de diagnóstico.

Muchas de las especialidades del monitoreo de condición de la maquinaria han sido consideradas por la Organización Internacional de Normalización (ISO) y el Comité Técnico ISO/TC108/SC5 quienes han desarrollado la norma ISO 18436 “Monitoreo de Condición y Diagnóstico de Máquinas” que ayuda a identificar los conocimientos que deben tener los aspirantes a estas certificaciones, de tal manera que demuestren poseer y saber aplicar sus habilidades técnicas para tomar decisiones respecto a la salud de la maquinaria y su posibilidad de seguir operando, así como todo lo relacionado con los organismos de entrenamiento y certificación.

El trabajo de ISO en el sentido de las certificaciones internacionales de habilidades técnicas para el monitoreo de condición se desarrolla en tres áreas que deben ser consideradas por quienes desean una certificación, quienes educan para certificaciones y quienes aplican los exámenes de certificación. Sin embargo, al ser poco conocida la manera en que han sido desarrolladas las normas ISO para certificación de habilidades técnicas y cómo aplican a los diferentes elementos de la certificación, se da pie a que organizaciones faltas de ética, que sólo buscan obtener beneficios económicos, hagan uso inadecuado de los conceptos de la normalización en sus promociones y actividades comerciales, creando sus propias certificaciones e incluso siendo organismos de entrenamiento y certificación a la vez (jugando a ser “Juez y parte”).

No es mi intención hacer un estudio extenso de las normas ISO, sino proporcionar a la comunidad del mantenimiento y la confiabilidad una guía para que tome decisiones adecuadas al hacer sus planes de entrenamiento, certificación y contratación de profesionales, que ostenten certificaciones internacionales de habilidades técnicas en monitoreo de condición. A la vez, pretendo que nuestra comunidad se encargue de regular las actividades de quienes usan la falta de conocimiento para lucrar con engaños a quienes desean la superación profesional.

La norma ISO 18436 cubre 8 aspectos, según se describen a continuación:

de acuerdo con las ocho partes del estándar, podemos identificar que ISO ha establecido los lineamientos de los organismos certificadores y del proceso de certificación. Siga estas sencillas reglas cuando solicite entrenamiento para certificación o cuando evalúe los certificados de competencias del personal:

  1. Cuando usted desee certificarse en alguna de estas tecnologías del monitoreo de condiciones de maquinaria, asegúrese que el Organismo que emite la certificación demuestre estar en cumplimiento con la norma ISO 18436-1.
  2. Cuando reciba entrenamiento para alguna de las certificaciones, verifique que el contenido del temario del curso esté conforme al cuerpo de conocimientos de la especialidad, de acuerdo con ISO 18436-X (siendo X la parte correspondiente a la especialidad, por ejemplo “4” en caso de análisis de lubricante).
  3. Cuando seleccione una organización de entrenamiento, pida que acredite que cumple con la norma ISO18436-3 que garantiza que la organización cuenta con los instructores, los métodos y todo lo necesario para proporcionar el conocimiento dirigido a la certificación.
  4. No crea a aquellos que dicen tener una “licencia de ISO para dar entrenamiento y certificación” (y hasta inventan un número para tratar de hacer más creíble el engaño). ISO no otorga licencias. Las acreditaciones podrían estar bajo la norma ISO 17024 que de ne claramente la separación entre entrenamiento y certificación para eliminar el conflicto de intereses.
  5. No acepte que la misma empresa que le ofrece el entrenamiento sea quien le entregue el certificado de competencias.

La educación y el entrenamiento deben ser parte fundamental para el buen desempeño de los equipos, la rentabilidad de la empresa y una operación segura. La educación y estandarización de proceso seguirá siendo fundamental en el entorno actual y futuro en el que la alta rotación de personal será una constante con la que debamos seguir trabajando. La combinación del trabajo de educación de las universidades las empresas especializadas y los organismos certificadores es por ahora la receta a seguir si deseamos que la industria opere de manera segura, amigable con el medio ambiente y de manera responsable a la vez que genera riqueza a sus accionistas. Este es mi punto de vista y estoy muy interesado en escuchar el de ustedes.

Autor: Gerardo Trujillo C.
Director General Noria Latín América
www.noria.mx

Compartir esta entrada
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Print this page
Print

Deja un comentario