Repercusión de la diabetes mellitus en la confiabilidad humana

Compartir esta entrada
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Print this page
Print

La Diabetes Mellitus actualmente se considera un síndrome que se caracteriza por la falla de la producción en cantidad y/o calidad de insulina por parte de los Islote de Langerhans del páncreas endocrino, marcado por factores hereditarios y genéticos, o por la resistencia celular al efecto de la insulina sobre el transporte de glucosa desde el espacio extracelular hasta el intracelular causado por múltiples factores en forma individual o conjugados, trayendo como consecuencia niveles elevados de glucosa (hiperglicemia) en el espacio intravascular lo que tiene repercusión negativa sobre todos los órganos de la economía corporal (Fig. 1).

Figura 1. Fisiopatogenia de la diabetes mellitus tipo II

En el momento que se produce daño a nivel de los órganos, la economía corporal merma la capacidad de rendimiento de las personas en su vida cotidiana. Entendiendo que el ser humano es un ente Bio-psico-social, esta merma la podemos enfocar desde el punto de vista biológico presentándose deterioro de las funciones biológicas de los órganos afectados (Fig. 2), encontrándose entre los más comunes: los ojos, los vasos sanguíneos y los nervios periféricos produciéndose retinopatía, vasculopatías y neuropatías respectivamente.

Figura 2. Órganos afectados por la Diabetes mellitus

El área psicológica también se ve afectada como producto de la inestabilidad emocional que se presenta en todo paciente con patologías de carácter crónico, amén del daño neuronal que pudiese producirse secundario a la vasculopatía cerebral conllevando a secuelas neurológicas permanentes e incapacitantes desde el punto de vista físico y/o mental. Al haber afectación biológica y/o psicológica trae como consecuencia trastornos en la relación interpersonal, produciéndose un desfase entre el individuo y su entorno por lo que su desenvolvimiento en la vida cotidiana, incluyendo su relación laboral se puede afectar a tal punto que pudiese repercutir en la confiabilidad humana de esa persona como parte del activo laboral más importante en la gestión de gerencia, entendiendo la Confiabilidad Humana como la capacidad de desempeño e ciente y e caz de las personas en todos los procesos, sin cometer errores derivados del actuar y del conocimiento individual, durante su competencia laboral, en un entorno organizacional especifico.

La diabetes mellitus tipo II tiene prevalencia mayor en personas con edades comprendidas entre 40 y 60 años, aunque se presentan también a menor edad y siendo más frecuente en el sexo masculino que el femenino (Tabla 1).

Tabla 1

Así como se presenta con mayor frecuencia en la raza mestiza. (Tabla 2)

Tabla 2

Sin embargo a simple inspección y por desconocimiento por parte de los empleadores, trabajadores portadores de Diabetes Mellitus ingresan al campo laboral omitiendo su condición de salud y estos pudiesen influir en el aumento de aparición de errores humanos de la empresa.

Sin discriminación alguna para la contratación de estos trabajadores portadores de patologías crónicas que conlleven al deterioro de su condición de salud, por complicaciones producto del mal control de la enfermedad, sí se debe tener el conocimiento de su existencia y contar con un plan de prevención de estas enfermedades y sus complicaciones por parte del departamento de salud instituido en la empresa, donde debe existir el registro personal de cada empleado y mantener un control periódico según las características demográficas de la población trabajadora. Se debe hacer hincapié en aquellos controles donde implique enfermedades con más posibilidades de aparición basándose en la distribución por edad y sexo de los trabajadores y la distribución de las enfermedades, haciendo mayor énfasis en aquellas enfermedades que superpongan su moda de distribución con la moda de la distribución de los empleados.

El capital humano presenta como componentes las competencias, las actitudes y la inteligencia humana y cada uno de ellos se conforma a sus vez por sub componentes tales como: conocimientos, habilidades aptitudes, destrezas, motivación, comportamiento, conducta, agilidad intelectual, inteligencia intelectual e inteligencia social (Fig. 3); los cuales pudiesen estar afectadas por el estado de salud del individuo y por consiguiente repercutir negativamente en su comportamiento en el cumplimiento de sus funciones como parte de un todo en el proceso productivo.

Figura 3. Capital Humano
Figuras 4 y 5. Confiabilidad Humana

En la gerencia moderna existen estrategias indispensables para el funcionamiento y rendimiento máximo de los activos que entran en juego para la obtención del producto final, se implementa la gestión de conocimiento, trabajo en equipo, gerencia de desempeño y formación de competencias. En vista de lo previamente expuesto se debe incluir, siendo de mucha importancia, la Gestión de Salud como estrategia en la gestión de confiabilidad humana (Fig. 5) y aplicarse en forma preventiva y correctiva, para lo cual existen estrategias específicas para cada caso debiendo aplicarse en forma estricta y permanente. La prevención comienza por conocer la situación en la que se encuentra la empresa desde el punto de vista de salud realizando estudios prospectivos sobre la masa trabajadora para conocer los riesgos de salud existentes en la empresa, y así establecer los programas a nivel de prevención primaria y secundaria de ser el caso, y si no, establecer estrategias de concientización del trabajador en cuanto al padecimiento de la patología y los riesgos de complicaciones a la que esta conllevaría de no mantener un control metabólico adecuado. También se debe establecer programas de formación y reforzamiento para incentivar cambios de hábitos de vida (alimentación, ejercicio, tabáquicos, etc.) en base a las necesidades requeridas a nivel personal, así como en el área de trabajo.

Según el precepto de que en cuerpo sano, mente sana, para lograr una adecuada Gestión en confiabilidad debe integrarse en forma imperante la gestión de salud para obtener el menor número de errores en el ejercicio laboral. Existen otras patologías crónicas que representan riesgos para la confiabilidad en el capital humano, entre las que podemos mencionar Hipertensión Arterial, Trastornos de Ansiedad, Síndrome Depresivo los cales han ganado espacio en la prevalencia dentro de la población en edades productivas, las que abordaremos en próximas ediciones. Una de las que más ha ganado espacio son los Trastornos de Ansiedad (Distress) ocupando actualmente una de las causas más frecuentes de bajo rendimiento laboral.

Autor: Bárbaro J. Giraldo C

Compartir esta entrada
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Print this page
Print

Deja un comentario