Equivalencia y Homologación de lubricantes

Una necesidad muy común en ingeniería de mantenimiento y lubricación consiste en encontrar un lubricante equivalente u homólogo de un lubricante que tenemos aplicado en algún equipo de nuestra planta por diferentes razones tales como:

  • Descontinuación o falta de inventario del lubricante actual.
  • Cambio de proveedor de lubricantes.
  • Cambio de especificaciones del equipo.

Antes de entrar en materia es bueno aclarar los conceptos de equivalente y homólogo que en ocasiones se confunden. La real academia de la lengua española nos da luces sobre la diferenciación entre estos dos términos a través de sus definiciones:

Equivalencia

f. Igualdad en el valor, estimación, potencia o eficacia de dos o más cosas o personas. 

Homologar

tr. Contrastar el cumplimiento de determinadas especificaciones o características de un objeto o de una acción.

En ocasiones se piensa que las tablas de equivalencia de lubricantes reemplazan el proceso de homologación, pero como vimos en las definiciones son dos cosas diferentes.

El punto de partida para realizar un proceso de homologación de un lubricante puede ser consultar si existen tablas de equivalencia para ese lubricante, pero esto es solo el inicio de un proceso cuyo insumo de entrada puede ser la referencia comercial (marca) del lubricante actual aplicado en el equipo que se desea homologar.

A continuación, se proponen una serie de pasos para llevar a cabo la homologación:

1. Consultar tablas de equivalencias.

Existen varias fuentes de consulta en internet en las que se pueden obtener tablas de equivalencias entre las diferentes casas fabricantes de lubricantes. (Ver tabla 1.)

[1] Fuente: lubriindustriales.com

Usualmente las tablas de equivalencia están formadas por filas y columnas con las referencias comerciales de varios fabricantes que se consideran equivalentes en función de la familia de lubricantes a la cual pertenecen y del campo de aplicación.

Se debe recordar que según la aplicación existen 2 grandes grupos generales: industrial y automotriz; en ese orden de ideas existen tablas de equivalencia exclusivas para el grupo de lubricantes industriales y otras exclusivas para automotrices. Para ilustrar el proceso, de la tabla 1, fila 5 (fila con relleno de color naranja) se seleccionan los lubricantes equivalentes “1”: MobilGear 600XP 220; “2”: Omala 220.

2. Consultar PDS y SDS de ambos lubricantes.

Suena muy lógico que después de encontrar una tabla de equivalencia y seleccionar un lubricante equivalente el siguiente paso sea consultar las características  físico químicas de ambos lubricantes (original y equivalente). Pero no se pueden olvidar las características que afectan la salud de las personas y el medio ambiente por esto se recomienda también consultar además de la ficha técnica, la ficha de salud de cada lubricante. Por lo general los fabricantes de lubricantes publican en sus sitios web oficiales o en los de sus distribuidores los documentos que corresponden a PDS y SDS de sus lubricantes pero estos no siempre están en español, como se verá en el ejemplo desarrollado en este artículo.

Tabla 2. PDS típica de la familia de lubricantes del lubricante 1

[2] PDS: Product data sheet, ficha técnica. SDS: Safe data sheet, ficha de salud.

[3] Fuente: sitio corporativo de ExxonMobil Colombia.

Tabla 3. Fragmento de SDS para el lubricante 1.[4]

Tabla 4. Fragmento de PDS de la serie del lubricante 2.[5]

3. Comparar y analizar las propiedades físicas, químicas de ambos lubricantes.

Los datos suministrados por los fabricantes de los lubricantes 1 y 2 en los documentos PDS y SDS permiten elaborar una tabla comparativa que resolverá la pregunta ¿Es el lubricante 2 homólogo del lubricante 1? La respuesta se obtendrá por medio del análisis una a una de cada propiedad.

Un detalle importante es tener cuidado con la norma y método estándar de prueba o medición en el cual cada laboratorio evalúa la calidad de cada lubricante; Lo ideal es que ambos fabricantes hayan usado el mismo método o norma para que la comparación tenga validez y certeza. 

Tabla 5. Tabla comparativa de propiedades[6]

Fuente: El autor.

4. Comparar y analizar los valores límite claves para el desempeño del lubricante según el contexto operacional del equipo en donde será aplicado el lubricante.

Luego de construir la tabla 5 se pueden analizar los valores de las propiedades que sean más relevantes para la operación del equipo en nuestra planta según el contexto operacional y OEM[1] del equipo.

Para el ejemplo que se viene desarrollando se analizó el lubricante original y un posible homólogo, pero este procedimiento permite analizar la cantidad de los posibles homólogos que sean necesarios para tener la certeza de que se está seleccionando el mejor homólogo posible.

En la columna “SUPERIOR” se puede identificar para cada propiedad: 0: el valor de la propiedad es el mismo para ambos lubricantes. “1” ó “2”: hace referencia al identificador del lubricante que posee un valor superior para la respectiva propiedad; recordemos “1”: Lubricante original; “2”: lubricante candidato a homólogo.

Para el ejemplo desarrollado en este artículo se puede observar que:

  • De las diez propiedades analizadas el lubricante “2” iguala al  “1” en siete de ellas, es decir tiene una compatibilidad del 70%.
  • En dos de las propiedades el lubricante original “1” es superior al “2”. lo que implica una desventaja del 20%.
  • En una propiedad muy importante como lo es el índice de viscosidad (IV) el lubricante “2” supera al “1”. lo que implica una superioridad del 10%.
  • Podemos concluir que el lubricante “2” es válido como homólogo del lubricante “1” sin embargo siendo estrictos y de acuerdo con el contexto operacional de aplicación del lubricante podría exigirse que el homólogo “2” supere al lubricante original “1” en un porcentaje y propiedades criticas específicas. 

5. Comparar y analizar la relación costo-beneficio; es decir el costo de ambos lubricantes con respecto al beneficio esperado.

En este quinto y último paso se requiere conocer el precio o valor comercial por galón o litro en el caso de los lubricantes líquidos y por kg o lb en el caso de las grasas ya que el análisis es válido también para las grasas agregando propiedades clave para ellas como lo es el grado de consistencia NLGI y teniendo en cuenta que una grasa es la sumatoria de aceite base, espesante y aditivos. 

También se requiere definir cuáles son los beneficios a obtener empleando un homólogo determinado como por ejemplo reducción en el consumo del lubricante por medio de la optimización en la frecuencia de cambio y de reubicación.

Cibergrafía

Autor

Gaspar Soto, Coordinador de proyectos OMC SAS

www.omc.com.co Medellín, Colombia

email laboral: omcmantenimiento8@gmail.com

e-mail personal: gaspar.soto@udea.edu.co

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Suscríbete a Predictiva21

portada 36

Próximos cursos en línea

¡INSCRIPCIONES ABIERTAS!

Sé parte del mayor evento de mantenimiento de América Latina desde este 29 de Agosto al 1 de septiembre. Gratuito con Certificado Incluido.

Regístrate aquí

💡

¿Aún no conoces La Plataforma de Mantenimiento Inteligente #1? 🚀🚀

Fracttal se convertirá en tu aliado incondicional para optimizar tu estrategia de mantenimiento.

Reduce significativamente en el corto plazo las fallas de tus equipos lubricados, ¡hay casos de reducción de fallas aún superiores al 80%!

Conoce más aquí

×

Hola

Haz clic en nuestro representante para hablar por WhatsApp o escríbenos al correo contacto@predictiva21.com

×