Juego interno y precarga de rodamientos

El juego interno del rodamiento se define como la distancia total que se puede desplazar un aro del rodamiento con respecto a otro en sentido radial, también conocido como juego radial interno, o en sentido axial, también conocido juego axial interno. En casi todas las aplicaciones, el juego inicial de un rodamiento es mayor que su juego de funcionamiento.

Esto se debe a los efectos de ajustes de interferencia con el eje y el soporte, y a la dilatación térmica de los aros del rodamiento y los componentes asociados. Los rodamientos deben tener el juego de funcionamiento adecuado para operar de manera satisfactoria, de lo contrario presentarán fallas prematuras. El juego de funcionamiento requerido por un rodamiento para funcionar de manera satisfactoria, depende de la aplicación. El rodamiento debe tener un juego interno inicial mínimo de un tamaño que, cuando se reduzca por los efectos del montaje y de otras influencias, sea igual o mayor que el juego de funcionamiento mínimo requerido.

Con el fin de permitir la selección del juego interno inicial apropiado, existen rodamientos disponibles con diferentes clases de juego. La norma ISO establece cinco clases de juego para muchos tipos de rodamientos, normalmente para altas velocidades se recomienda un juego radial pequeño, ya sea un C1 o C2. Para aplicaciones donde tenemos altas vibraciones y altas temperaturas, se recomienda un juego radial grande C4 y C5, para el caso de un juego normal o un juego C3 se recomienda para aplicaciones con temperaturas y velocidades moderadas donde el juego requerido no va a variar mucho conforme a su funcionamiento.

El juego axial depende mucho del tipo de rodamiento, existen rodamientos que tiene un juego axial más grande que otros como es el caso de los rodamientos a rótula, este juego depende más de las cargas que tenga el rodamiento durante el funcionamiento, el valor de los juegos axiales varía según el fabricante y el tipo de rodamiento, en los catálogos podemos encontrar tablas que nos ayudan a determinar el juego interno según el tipo y su diámetro interno.

Como otro concepto tenemos la precarga, la cual es una fuerza que actúa entre los elementos rodantes y los aros del rodamiento y que no está causada por una carga externa. Se puede considerar como juego interno negativo. Aplicar una precarga en los rodamientos, ya sea de forma individual o apareada, tiene como beneficio u objetivo: conseguir una mayor rigidez, reducir el nivel de ruido, mejorar el guiado del eje, obtener mayor vida útil de los rodamientos, mayor precisión de giro y evitar el deslizamiento en aplicaciones de alta velocidad durante los arranques y paradas rápidos y en condiciones de poca o ninguna carga.

La fuerza de precarga requerida se puede calcular mediante la siguiente fórmula:

Para motores eléctricos pequeños, se utilizan valores del factor k comprendidos entre 0,005 y 0,01. Si el objeto principal de la precarga es proteger el rodamiento contra cualquier daño que pueda sufrir a causa de las vibraciones externas, cuando está en posición fija, entonces se precisa una precarga mayor y se debe aplicar el factor k = 0,02.

La carga mediante muelles es también un método comúnmente empleado para aplicar la precarga a los rodamientos de bolas de contacto angular en husillos. El método no es adecuado para aplicaciones de rodamientos que requieran un alto grado de rigidez, o en los casos en que cambie el sentido de la carga axial o puedan producirse picos de carga indefinidos.

1 Comentario

  1. Percy

    Buena informacio

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Próximos cursos:

Del 13 de abril al 04 de mayo
16 horas académicas en línea en vivo
9:00 am – 1:00 pm, Hora CDMX

Del 04 de junio al 23 de julio
64 horas académicas en línea en vivo
9:00 am – 1:00 pm, Hora CDMX

Próximos eventos:

Del 25 al 27 de marzo
Evento en línea 7:00 pm, hora CDMX
¡Regístrate gratis!

Recursos:

¡Descárgala ahora!