Revisión del estándar ISO 12669 para establecer el nivel requerido de limpieza (RCL) de aceites hidráulicos

De acuerdo a OEM´s de Clase Mundial, en el sector hidráulico, como Parker, Rexroth, Vickers, Caterpillar, etc., se menciona en su literatura, que las partículas en el aceite, es decir, su contaminación con sólidos, representan entre el 80 % y hasta el 85 % de las causas raíz de falla de los sistemas hidráulicos.  Y no es para menos…  sólo imaginemos aceite con partículas sólidas a las altas presiones que se manejan como 2000, 3000, 5000 o hasta 10000 psi…  son como balas -por su masa-velocidad- que, al impactar en las diferentes partes del sistema, como válvulas direccionales, proporcionales o servo-válvulas, por ejemplo, implican un alta desgaste erosivo de las mismas, con el consecuente daño a la operación del sistema.  Dicho lo anterior, resulta entonces, de suma relevancia establecer el nivel adecuado de limpieza en términos de ISO 4406 (partículas mayores a 4, 6 y 14 micrones por cm3) para un fluido hidráulico

Muchas empresas y organizaciones han publicado en base a su experiencia y conocimiento, guías de limpieza de los aceites hidráulicos pero, si las comparamos entre sí, no hay una coincidencia de criterios; así una empresa “X” de lubricantes sugiere un valor ISO 4406, una empresa “Y” de filtros -para el mismo sistema hidráulico- sugiere otro valor y otra empresa “Z” consultora en lubricación y/o hidráulica indica otro valor diferente…  ¿A qué obvia conclusión nos lleva ello? Pues que, en los casos mencionados, no hay un criterio estándar comúnmente aceptado por todos y es aquí, donde ISO (la Organización Internacional para la Estandarización) entra a escena a través de la publicación de un estándar cuyo objetivo es unificar esos criterios y poder determinar el nivel requerido de limpieza (RCL – Required Cleanliness Level, por sus siglas en inglés) de un sistema hidráulico

En este estándar (ISO 12669) se consideran varios FACTORES DE PONDERACION (FP) que, al sumarse, determinan el RCL.  En general, si las condiciones de operación no son severas, en cuanto a presiones, ciclos de operación, tipo de componentes poco sensibles a la contaminación, etc., el RCL podrá ser un valor bajo, lo cual implicará un código ISO 4406 más alto, o sea, aceite menos limpio.  En tanto que si las condiciones de operación son muy críticas (variaciones de presión desde cero a la máxima posible, en ciclos muy variables, altas presiones, la presencia de elementos del sistema muy sensibles a la contaminación -como servoválvulas- por ejemplo), el valor del RCL será muy alto, lo que significa que el código ISO 4406 será muy bajo, es decir, el aceite deberá de tener un alto grado de limpieza

Revisemos cuáles son esos factores de ponderación:

  1. Presión y ciclos de trabajo
  2. Grado de “sensibilidad” de los diferentes componentes del sistema hidráulico (bombas de engranes, de paletas, de pistón, válvulas direccionales, proporcionales, etc.) a la contaminación con partículas
  3. Expectativa de vida del sistema
  4. Costo total de reemplazo de partes del sistema
  5. Costo de paro
  6. Riesgo de seguridad

Estos diferentes factores de ponderación se suman y, en base a ello, como se mostrará más adelante, se determina el RCL en términos del código ISO 4406.  Ejemplo: Factor de ponderación (FP) de presión y ciclo de trabajo = 5, FP del grado de “sensibilidad” de los diferentes componentes = 4, FP de la expectativa de vida del sistema = 2, FP del costo de reemplazo = 3, FP del costo de paro = 4 y FP del riesgo de seguridad = 1, la suma de todos los FP es: 19.  Entonces, con este valor se va a la gráfica del estándar y de ahí, se define la meta ISO 4406:

En este caso, como se observa, la meta sería 15/13/10

COMENTARIOS:

  1. Cuando hay discrepancia o una amplia variedad de criterios, justamente ISO entra en acción y propone estándares universales.  Este es el caso en lo que respecta a la limpieza de los fluidos hidráulicos, permitiendo así, que todas las empresas de lubricantes, de filtros, de consultoría, etc., “hablen el mismo idioma” y unifiquen criterios.  Actualmente, en Techgnosis hemos incluido esta metodología en los entrenamientos y en las consultorías que realizamos con nuestros clientes en el mundo
  • Este breve artículo busca difundir mejores prácticas de control de la contaminación desde un marco de referencia ya estandarizado, así como motivar a que se consulte y se use este estándar de ISO.  Por razones de copyright está prohibido compartirlo, por ello, la sugerencia a nuestros lectores de que lo adquieran, pues es una excelente herramienta para incrementar la confiabilidad de los sistemas hidráulicos y el ciclo de vida de los mismos, dado que la contaminación con partículas representa, como hemos mencionado antes hasta el 85 % de las causas de falla de estos sistemas

Una vez que se ha establecido el RCL, será necesario preguntarle al proveedor de filtros con qué filtro (de qué tamaño de poro -micraje-, de qué Tasa Beta o Eficiencia) es posible obtener el grado de limpieza objetivo y aparte, claro está, deberá también de haberse rediseñado el sistema hidráulico para evitar el ingreso de partículas sólidas al sistema, con acciones como las siguientes: sustituyendo el tapón de respiración por un filtro respirador con desecante, eliminando fugas (una fuga no es sólo un punto de salida del aceite, es también una puerta de ingreso a la contaminación), instalando fuelles en pistones, etc.

“La estrategia de control de la contaminación implica acciones tácticas muy sencillas y es, sin duda, una estrategia de éxito…  ganadora… ya que significa una muy baja inversión con un muy alto retorno para la organización”

Autor: José Páramo. Presidente y Fundador del Grupo Techgnosis y del Congreso Preconlub.

José Páramo obtuvo el Premio Nacional en Ingeniería Química con el Proyecto Re-refinación de Aceites Lubricantes y el Premio Nacional Lince de Oro en la Maestría de Administración de Negocios (MBA) con Especialidad en Ingeniería Financiera, ha sido Gerente Técnico, Gerente de Ventas Industriales y Gerente de Operaciones tanto de Shell México, como de Esso México.  También ha ocupado los puestos de Director de Ventas Industriales de Mobil México, Director de Operaciones de Mobil de México, Caribe y Centroamérica y ha trabajado en el desarrollo de lubricantes en Shell, Esso y ExxonMobil (en este caso, en el Corporativo Mundial en Washington, D.C., USA), estas empresas le han publicado libros de lubricación y ha creado/desarrollado los programas de análisis de aceite para Shell y Esso durante el tiempo en el que laboró en tales organizaciones.  Actualmente tiene 10 libros publicados y es el Presidente y Fundador del Grupo Techgnosis (Techgnosis International, Asset Tribological Management y Applitechgnosis), con operaciones de entrenamiento y consultoría en más de 20 países en Asia, Medio Oriente, Estados Unidos, Europa y América Latina. Recientemente ha recibido el título honorífico por parte de UPADI en el Congreso de Ipeman de: “Embajador Internacional de la Tribología”


Bibliografía:

  • José Páramo, “RCT I – Experto en Lubricación y Control de la Contaminación BoK ISO 18436-4 CAT I” publicado por  Asset Tribological Management, S.A. de C.V., México, 2024
  • Estándar ISO 12669

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Próximos cursos:

Del 13 de abril al 04 de mayo
16 horas académicas en línea en vivo
9:00 am – 1:00 pm, Hora CDMX

Del 04 de junio al 23 de julio
64 horas académicas en línea en vivo
9:00 am – 1:00 pm, Hora CDMX

Próximos eventos:

Del 25 al 27 de marzo
Evento en línea 7:00 pm, hora CDMX
¡Regístrate gratis!

Recursos:

¡Descárgala ahora!