Santiago Sotuyo: El largo camino hacia la Confiabilidad

Alma Mater de URUMAN, Gerente de Ingeniería para Latino América de ARMS Reliability, ingeniero, consultor y docente de Gestión e Ingeniería de Mantenimiento, Santiago Sotuyo ha escrito un importante pasaje en la Gestión de Activos en Latinoamérica. Ferviente defensor del conocimiento, ha consagrado su vida a esta rama de la ingeniería, impulsado por una inamovible fe en que todos podemos transitar por los caminos del desarrollo y lograr crear empresas y servicios de Clase Mundial.

La confiabilidad no es un destino, la confiabilidad es una forma de caminar. La confiabilidad está en el camino, y en el camino está la recompensa.

Con esta frase inicia Santiago Sotuyo, presidente de URUMAN, la entrevista concedida a Predictiva21. Sotuyo, hombre de altos vuelos en el área de gestión de activos, devela en estas declaraciones parte de su larga trayectoria laboral, en donde el compromiso total con la confiabilidad ha sido su rosa náutica. Con 30 largos años de experiencia laboral y 26 de experiencia profesional en el campo del Mantenimiento, la Gestión de Activos y la Confiabilidad, Santiago Sotuyo se define como un profesional que siempre está aprendiendo, avanzando. Este largo peregrinar hacia la Confiabilidad ha rendido, a no dudar, muy buenos frutos, y es esta sapiencia, esta experiencia invaluable la que Sotuyo comparte en este trabajo.

Predictiva21: ¿Cómo se inicia usted en el mundo de la ingeniería?

Santiago Sotuyo B: Comencé mis estudios de ingeniería en el año 1980, en la Facultad de Ingeniería de la Universidad de la República Oriental del Uruguay. En setiembre de 1988 me gradué como Ingeniero Industrial Mecánico y al año siguiente, en 1989, realicé un curso de Gestión e Ingeniería de Mantenimiento, organizado por UNIT (Instituto Uruguayo de Normas Técnicas) con profesores provenientes de Suecia, liderados por Thomas Ålund. A través de la Agencia de Cooperación BITS gané una beca en 1990, y realicé en Suecia mi primer curso de especialización en Gestión e Ingeniería de Mantenimiento. Volví en 1993, a realizar un Seminario de Gestión e Ingeniería de Mantenimiento para Alta Gerencia, también becado por el Gobierno Sueco. En esa época ya era Docente de la Facultad de Ingeniería en la Carrera de Ingeniería Industrial en temas de Seguridad e Higiene en el Trabajo, y al volver de Suecia, me asignan la materia de Gestión de Mantenimiento, la cual dicté por 15 años hasta el 2004. Luego tuve otros cargos. Como Docente de Gestión e Ingeniería de Mantenimiento de la Facultad de Ingeniería, realicé con los estudiantes una encuesta sobre la situación del mantenimiento en la industria uruguaya. Los resultados, publicados luego en Congresos Internacionales en 1995, mostraron que había todo por hacer. En las empresas se aplicaba mantenimiento 100% correctivo, no había software de gestión de mantenimiento, el predictivo era la excepción y los NDT aparecían solo para diagnosticar roturas. Era, sin dudas, una gran oportunidad. En 1994, integrando la Directiva de la AIU, Asociación de Ingenieros del Uruguay, me designaron como Delegado por Uruguay ante el COPIMAN, Comité Panamericano de Ingeniería de Mantenimiento, el cual desde 1993 era presidido por el Profesor Ing. Lourival Augusto Tavares. En 1995, gracias al acuerdo de la AIU y el CEGETEC, Centro de Gestión Tecnológica, y de la CIU, Cámara de Industrias del Uruguay, organizamos el primer curso en Uruguay con el Profesor Tavares, el cual ha continuado interrumpidamente dictando cursos y conferencias en congresos todos los años hasta hoy, por casi 20 años. A finales del 2000, me incorporé a Ellmann, Sueiro y Asociados, como Consultor en Gestión e Ingeniería de Mantenimiento. En diciembre de 2004 me certifico en Estados Unidos como CMRP, Certified Maintenance and Reliability Professional, Profesional Certificado de Mantenimiento y Confiabilidad. También en 2004, fuimos distinguidos con el nombramiento como Presidentes del COPIMAN, y por tanto la sede del mismo se traslada del Brasil a Uruguay. En ese mismo momento lanzamos en Uruguay la idea de la creación de URUMAN, Sociedad Uruguaya de Mantenimiento, Gestión de Activos y Confiabilidad, organizando el Primer Seminario de Confiabilidad en octubre de 2004, y el Primer Congreso en abril de 2005 (ya completamos la décima edición de este Congreso, realizado en octubre de este año). En el año 2008, estando en España trabajando en consultoría para empresas de energía, recibí la invitación por parte del Gobierno de Uruguay, de integrarme al Directorio de la ANP, Administración Nacional de Puertos, Autoridad Portuaria del Uruguay. Estuve allí un año en calidad de Director y un segundo año en calidad de Vicepresidente. Mis responsabilidades principales fueron el desarrollo de la Planificación Estratégica, la Gestión de Activos y la Gestión de Proyectos. Muchos de los proyectos desarrollados en dicha etapa, son hoy una realidad o están a punto de ser inaugurados (terminales de pasajeros, terminales de graneles, muelles nuevos, dragados, grúas nuevas y reacondicionadas, etc.). En este período también integré interinamente por un año la Dirección del BCU, Banco Central del Uruguay.

P21: ¿Cómo llega a la línea gerencial de ARMS Reliability?

SSB: En junio de 2010 me integré al proyecto de exploración de mineral de hierro en la localidad de Valentines, desarrollado por Minera Aratirí, como Gerente de Operaciones y Logística, responsable de todo el soporte a la Exploración Geológica que se estaba desarrollando en terreno. Finalmente en mayo de 2012 un nuevo cambio me lleva a integrarme a ARMS Reliability, como Gerente de Ingeniería para Latino América, donde estoy ahora, desarrollando los negocios y realizando las consultorías en el mercado Latinoamericano, para una empresa líder mundial en Ingeniería de Confiabilidad. En ARMS incorporamos las herramientas más avanzadas que existen hoy día, entre estas la posibilidad de realizar análisis de confiabilidad con capacidades de simulación estadística de modelos, lo cual permite realizar los análisis con mayor grado de previsión, pronóstico de presupuestos y comportamiento de los sistemas. También se destacan entre otras técnicas los análisis RCM, los análisis RBD (Diagramas de Bloques de Confiabilidad), los análisis de Weibull, los análisis LCC (Costo de Ciclo de Vida), los análisis RCA (análisis causa raíz), etc.

P21: ¿Cuál ha sido su rol dentro de URUMAN?

SSB: He sido el Alma Mater de URUMAN, tuve la idea, la impulsé desde su inicio, empujé fuerte en todo su desarrollo y he sido su Presidente desde su fundación. He tratado de predicar con el ejemplo al compartir al máximo nuestro conocimiento en el campo del mantenimiento, la gestión de activos y la confiabilidad, liderando el proceso de acercar conocimientos y mejores prácticas a la comunidad uruguaya de profesionales y técnicos del ramo, con el objetivo de aportar finalmente productividad, calidad, eficiencia energética, seguridad y cuidado ambiental, todo ello en forma sostenible y bien soportado por la confiabilidad, a todas las empresas y organizaciones uruguayas.

Por suerte en este proceso he estado acompañado de un equipo humano extraordinario, que confió en la idea, la hizo suya, empujaron igual o más fuerte que uno, y son los que hoy hacen posible que URUMAN vaya por su 11° Congreso en 2015, creciendo año tras año en reconocimiento, participación de público y de patrocinadores.

Es como un padre que ve a su hijo crecer y eso lo llena de orgullo, pero debe agradecer a toda la familia, los amigos, los médicos y los maestros que apoyaron en todo ese proceso de educación, salud y crecimiento. URUMAN hoy ya es una gran familia, que abarca las áreas de energía, industrial, logística y facilities.

P21: En el caso específico de Uruguay ¿cómo avanzan en el tema del mantenimiento predictivo y la gestión de activos?

SSB: Comparando con lo que fueron los resultados de la encuesta que realizamos en 1993, la situación hoy en Uruguay, ha mejorado muchísimo, podemos decir sin temor a equivocarnos, que la mayoría de las empresas y organizaciones cuentan con profesionales y técnicos dedicados al mantenimiento, la gestión de activos y la confiabilidad; con software de gestión de mantenimiento y algunas más avanzadas, con software de gestión de activos. El plan de mantenimiento programado es una realidad en la amplia mayoría, con diferentes grados de desarrollo del predictivo, quizás no todo lo integrados que quisiéramos en cuanto a todos los conceptos de gestión de activos, y con oportunidades de ampliar más la base de aplicación de los conceptos de confiabilidad, pero avanzando en la dirección correcta. La participación en todas las actividades que URUMAN organiza, cursos y congresos, así lo demuestra.

P21: ¿Cómo percibe usted, en general, el desarrollo y expansión de la gestión de activos en el Cono Sur de América Latina?

SSB: El Profesor Lourival Tavares ha sido y es uno de los grandes responsables del desarrollo importante que ha tenido Latino América, no solo el Cono Sur. En todos estos años, desde la Presidencia del COPIMAN en el lejano 1993, Lourival ha sido y es un incansable Predicador de las ideas del Mantenimiento, la Gestión de Activos y la Confiabilidad, capacitando hasta el día de hoy a decenas de miles de profesionales y técnicos latinoamericanos, tanto en lengua portuguesa como hispana. Por suerte no ha sido el único, y podemos nombrar también a Enrique Ellmann de Argentina, Gerardo Trujillo de México, Julio Carvajal de Costa Rica, Marco Chen de Panamá, Yasuo Imae de Brasil y tantos otros. Las asociaciones de mantenimiento (con ABRAMAN en Brasil como una de las pioneras), han sido también pilar fundamental de este desarrollo. Hoy en día prácticamente todos los países cuentan con su Sociedad de Mantenimiento, Gestión de Activos y Confiabilidad.

Esta oferta de conocimientos, sumada al trabajo de las empresas proveedoras de productos y servicios, y a las necesidades de desarrollo y competitividad de las empresas clientes, han traído como consecuencia que hoy en día Latinoamérica este alcanzando un buen grado de desarrollo en el mantenimiento, la gestión de activos y la confiabilidad. El problema es la diferencia en los niveles de desarrollo: hay empresas que ya están en la cuarta generación de la confiabilidad, aplicando análisis de confiabilidad con capacidades de simulación y otras que aún están en la primera generación, apenas intentando salir del correctivo. El mayor desafío que tenemos hacia el futuro cercano es de intentar reducir la brecha entre los más avanzados y los que aún no despegan. Debemos saber distinguir cuando corresponde aplicar las herramientas avanzadas, y cuando el “volver a lo básico” es lo correcto, para ayudar a cada organización a recorrer su camino adecuado y necesario de desarrollo, su propio camino de peregrinaje hacia la confiabilidad.

P21: Según su experiencia, ¿qué debemos hacer en nuestra región para ser más competitivos en materia de gerencia de activos?

SSB: Como mencionamos en la respuesta anterior, recorrer el camino de desarrollo, partiendo de lo básico hasta alcanzar las herramientas más avanzadas en el mantenimiento, la gestión de activos y la confiabilidad, pero respetando los pasos que deben darse en el proceso de maduración de las organizaciones, pues si apuramos el paso, nos vamos a tropezar, hay que darle a cada uno de acuerdo a sus necesidades y exigirle de acuerdo a sus capacidades.

En cada país y en cada organización, quienes somos sus responsables y quienes aportamos conocimiento y experiencia, debemos primero saber diagnosticar bien el estado de situación y cuáles son las diferencias con un desempeño destacado, de clase mundial. Identificadas dichas diferencias de desempeño, es necesario trazar el plan de acción u hoja de ruta para recorrer el camino del desarrollo. Finalmente debemos asumir la responsabilidad del liderazgo, sin la cual nada de lo anterior sirve. Los procesos de mejora y de cambio ocurren cuando hay liderazgo y compromiso, además de conocimiento y experiencia. Y para que todo esto sea efectivo, debe ser realizado a nivel de cada centro de trabajo, cada empresa, cada organización. No hay recetas mágicas ni generales, las herramientas están disponibles, el conocimiento es accesible, debemos asumir nuestra responsabilidad y liderar el proceso, convertir nuestras buenas ideas técnicas en casos de negocio que sean rentables y aplicar sistemáticamente las mejoras hasta lograr los resultados, y una vez alcanzados los buenos resultados, la clave está en no detenerse, seguir aplicando el proceso con la mejora siguiente. He ahí el secreto del caminante, dar un paso a la vez, y nunca detenerse. La mejora debe ser continua.

P21: Ya ha sido aprobada oficialmente la norma EN 16646 para la Gestión de Mantenimiento, en consonancia con la ISO 55000 y que define el aporte de la gestión de mantenimiento a la gestión de activos. ¿Qué impacto cree usted que esto causará?

SSB: Tanto la norma ISO 55000 como la EN 16646, espero que sirvan como plataformas de lanzamiento de una nueva etapa en el desarrollo del mantenimiento, la gestión de activos y la confiabilidad. Siempre en mi carrera como ingeniero, consultor y docente, insistí mucho y me respaldé en las normas técnicas, como base del desarrollo profesional. Son la base mínima de conocimiento colectivo respecto a una temática. La clave es entender que no son un techo sino un piso. El problema es que en algunos casos, existen organizaciones por debajo del mínimo, a las cuales debemos ayudar a desarrollar.

Cuando se comenzó a hablar de gestión de activos, muchos colegas confundieron esto con un simple cambio de nombre del viejo mantenimiento. Y esto fue un error. La Gestión de Activos no es Gestión de Mantenimiento, es algo mucho más grande, incluye todo el Ciclo de Vida del Activo, el Mantenimiento es solo una parte de la Gestión de Activos. La Confiabilidad es el Alma que da vida a todo esto. Debemos asegurar la Confiabilidad a lo largo de todo el Ciclo de Vida de los Activos. La norma ISO 55000 nos explica qué requisitos tiene un Sistema de Gestión de Activos, y las responsabilidades que implica, para que podamos desarrollarlo completamente, incluyendo todas sus etapas desde la fase de Concepto, pasando por la Pre-Factibilidad, Factibilidad, Ingeniería de Detalle, Construcción, Montaje, Comisionamiento, Operación y Mantenimiento, hasta la Disposición Final de los Activos.

La norma EN 16646, nos explica que debe ser hecho desde el punto de vista de la Gestión de Mantenimiento, para aportar a los objetivos planteados en la ISO 55000. O sea, nos actualiza los conceptos de la Gestión de Mantenimiento a la luz de la moderna Gestión de Activos. Bien aplicadas, ambas normas, serán una potente palanca para el desarrollo, que nos permitirá apurar el paso en el camino a la Confiabilidad.

Como antes las normas y modernos conceptos de la Calidad, nos ayudaron a transitar desde el concepto de Control de Calidad, al concepto de Calidad Total y Aseguramiento de la Calidad; hoy estas normas nos ayudarán a transitar desde el viejo concepto del Correctivo y Reparar a la Falla, al moderno concepto de Confiabilidad Total y Aseguramiento de la Confiabilidad.

Textos: Alimey Díaz
Fotografía: Cortesía Santiago Sotuyo

La importancia de los datos y como convertirlos en dinero
Javier Leonardo Salas & Alberto Salas Mejia

* indicates required
Reliabytics