Seleccionar página

5.1. ¿Por qué Tercerizar?

En mantenimiento, es siempre recomendable que los servicios de terceros, sean aplicados adecuadamente y bien controlados. De esta práctica resultan economías favorables, rapidez de soluciones, alternativas para situaciones difíciles y garantía de atención a grandes volúmenes de trabajo.

Tienen influencia fundamentalmente en tres aspectos:

  • Equipos de tecnología avanzada, que requieran personal muy especializado y/o herramientas y/o materiales específicos;
  • Servicios de naturaleza no continua y/o con costo definido (jardinería, pintura de edificios e instalaciones, equipo de oficina etc.);
  • Servicios no relacionados con la actividad final de la empresa (seguridad, alimentación, limpieza etc.).

Teóricamente la tercerización tiene como principales fundamentos(32):

  • Liberación del cliente para cuidar su actividad fundamental;
  • Obtención de especialización (tecnología);
  • Mejora de la calidad de los servicios;
  • Reducción de los costos operacionales.

El resultado de la reducción de mano de obra debido al proceso de tercerización, no significa, de manera alguna, aumento de desempleo en la comunidad (33).

Antes de iniciar o ampliar la cantidad de servicios contratados a terceros, se deben considerar las siguientes medidas:

  • Establecer una clara definición en la especificación de los servicios, tipo y programa de mantenimiento a cubrir, así como todos los aspectos referidos a repuestos, periodicidad de intervenciones, garantía de los servicios, calificación del personal técnico de los servicios, rapidez de soluciones, aspectos que deben ser considerados en las licitaciones y/o invitaciones a empresas contratistas.
  • Elaborar el mejor contrato posible para obligar, al proveedor, el estricto cumplimiento de los servicios conforme a las especificaciones contempladas en el ítem anterior.
  • Las especificaciones y el contrato, no obstante ser importantes, no mejoran los servicios si no se incrementa la participación y la responsabilidad del gerente de mantenimiento, que debe intervenir desde la especificación hasta la supervisión concreta de los servicios contratados.

Se puede definir un Contrato de Servicio como un “Documento legal” donde se formaliza una relación de prestación de servicio de una persona civil o jurídica para otra persona civil o jurídica(34).

Un contrato está compuesto por: Objeto; Obligaciones mutuas; Precio y valor, Forma de pago; Reajuste de precios; Plazos; Multas; Fiscalización; Aceptación; Rescisión; Cesión; Incidencias fiscales; Foro y Encerramiento (fechas y firmas) (34).

Los cuidados en la contratación para no constituir el vinculo de trabajo del empleado de la prestadora de servicios son(34):

  • 1) No contratar, en principio, los servicios que impliquen solamente mano de obra, cuando se encuadren en las rutinas normales y permanentes de las actividades objeto de la empresa;
  • 2) Atribuir como responsabilidad integral de la contratada la cantidad; selección y calificación técnica, compatibles con los servicios contratados;
  • 3) No permitir la utilización conjunta de personal de la contratada con el personal de la empresa, en la misma tarea;
  • 4) Adoptar, preferiblemente, la forma de pago que abarque el total del servicio o retribución parcial de fácil evaluación, evitándose el pago por hombres-hora;
  • 5) Impedir el uso, por el personal de la empresa contratada, de formularios u otros papeles que sean exclusivos de la empresa contratante;
  • 6) Prohibir que los trabajadores de la empresa contratada, sean utilizados en servicios que no estén o no sean especificados en el contrato;
  • 7) Evitar que la fiscalización de la empresa contratante interfiera o de órdenes a los ejecutantes del servicio. Esto debe ser hecho a través del responsable de la empresa contratada; 8) No permitir que el control de asistencia del personal de la empresa contratada sea hecho a través de los mismos medios o instrumentos usados por la empresa contratante.

Según Jerônimo Leiria(33), la contratación, cuando es bien administrada, solamente trae ventajas para el contratante y el contratado y, cuando en el momento actual sea legal, estratégico y oportuno.

Legal, en el sentido de que la voluntad de la empresa sea consagrada, desde que son tomadas las debidas precauciones legales en la contratación (registro de los empleados, control de asistencia, composición de los salarios, documentos usados para comprobar el pago de salarios y beneficios sociales, pago de prima adicional por trabajo nocturno, existencia de un contrato de trabajo, vacaciones y demás determinaciones que protegen al trabajador – obligaciones sociales y de seguridad industrial en el trabajo).

La actividad objeto del tercero debe ser considerada como actividad medio de la contratante. Así, puede ser delegada al órgano del PCM (Planificación y Control de Mantenimiento) la evaluación del “costo x beneficio” en mantener o tercerizar algunos servicios, además de elaborar, junto con el área de contratos, propuestas de procedimientos para la selección y evaluación de los servicios de terceros, con el objetivo de suministrar beneficios a la gerencia por la decisión a ser tomada.

Dentro de los criterios de elaboración de los contratos, deben ser establecidas cláusulas especificas para evitar la práctica del “mercantilismo”, o sea, al intermediario tomando parte del salario de sus empleados.

En este sentido, la idoneidad de la prestadora de servicios puede ser investigada, tomando como referencia: su contrato social; su actividad objeto; su composición social; las responsabilidades de los socios; su capital social; su patrimonio; sus capitales asegurados y su situación frente a la justicia laboral.

Estratégico, por permitir la transferencia, de las actividades que no agregan valor a los productos o servicios de la empresa, hacia terceros con la reducción de actividades y costos administrativos.

¿Que es más esencial: hacer bien todo lo que tiene que ser hecho o ser excelente en la esencia de lo que tiene que ser hecho?

Es más lógico, en los aspectos económico y administrativo, tercerizar todas las actividades no esenciales.

Oportuno, por el hecho de que la alteración de los conceptos de la justicia laboral, que pasa a atribuir mayor prioridad a los intereses colectivos con relación a los intereses individuales.

La justicia laboral reconoce la necesidad de cambios para mantener a las empresas competitivas, por considerar más importante la preservación de los intereses colectivos sobre los individuales. A esto se suma el debilitamiento de la influencia de los Sindicatos, por la mala gestión de algunos de sus dirigentes.

En la planificación de actividades de terceros en mantenimiento, deben ser analizados los siguientes objetivos principales(34).

  • Identificar a los usuarios responsables y desarrollar los servicios que serán tercerizados;
  • Identificar las actuales deficiencias que dificultan la implantación de un proceso de tercerización;
  • Establecer metas y objetivos para la implantación de la tercerización en el mantenimiento;
  • Determinar si es realmente posible “automatizar” los servicios de mantenimiento y, si así fuera, sugerir esquemas aceptables;
  • Preparar una previsión de actividades, tiempos y recursos, que serán usados para conducir la implantación de la tercerización en el mantenimiento.

Etapas de la tercerización(34):

1) Desarrollo gerencial:

  • Comprometer a los gerentes en el proceso;
  • Eliminar la resistencia al cambio;
  • Desarrollar nuevas habilidades inherentes al nuevo foco gerencial.

2) Implantación:

  • Identificación de las áreas posibles a tercerizar;
  • Formular criterios que serán exigidos a los prestadores del servicio.

3) Estrategia:

  • Acompañar la ejecución del contrato y verificar el cumplimiento de los estándares de calidad exigidos.

Restricciones(34):

Generadas por la empresa contratante:

  • Estructura financiera;
  • Estructura administrativa compatible con la tercerización;
  • Legislación y normas pertinentes a la tercerización;
  • Hábitos y valores de los individuos integrados en la empresa.

Generadas por el proyecto:

  • “Know-how” y experiencia;
  • Recursos de personal y mano de obra especializada;
  • Tiempo o limitación de plazo;
  • Recursos financieros;
  • Recursos físicos (máquinas, instalaciones y equipos);
  • Compatibilidad/integración con otros sistemas de mantenimiento.

Generadas por los elementos del sistema:

  • Tiempo de respuesta;
  • Operacionalidad;
  • Capacidad para ejecutar los servicios; Confianza y ética;
  • Flexibilidad; Versatilidad; Modularidad de las empresas contratadas;
  • Disponibilidad dentro de la rutina del mantenimiento preventivo.

Generadas durante la implantación:

  • Educación / cursos / capacitación;
  • Documentación;
  • Tiempo (plazo);
  • Recursos de personal;
  • Recursos de equipos y herramientas.

Referencias

  • (32) Terceirização, quarterização e parceria. Laura de Barros. 10º Congresso Brasileiro de Manutenção. ABRAMAN – Associação Brasileira de Manutenção. Rio de Janeiro – Out/95
  • (33) Terceirização. Jerônimo Souto Leiria. Sagra-DC Luzzatto – 5ª Edição – 1992
  • (34) Terceirização na manutenção. Carlos de Souza Almeida. Curso de especialização em Engenharia de Manutenção (pós graduação Lato Sensu). Escola de Engenharia da UFRJ / Comitê UPADI de Engenharia de Manutenção Revisão 1999

Autor: Lourival Augusto Tavares 
Brasil 
Consultor en Ingeniería de Mantenimiento 
Empresa: Director nacional de ABRAMAN (Asociación Brasileña de Mantenimiento) en dos mandatos. 
Correo: l.tavares@mandic.com.br 
Ingeniero Electricista, formado por la Escuela Federal de Ingeniería de Rio de Janeiro, en el año de 1967. Past-Presidente del Comité Panamericano de Ingeniería de Mantenimiento. Supervisor de Mantenimiento en FURNAS – Centrales Eléctricas S.A. durante 23 años. Fue el jefe de la Asesoría Técnica de Apoyo en ITAIPU Binacional. Reconocido como “notorio saber” en mantenimiento por la Universidad Federal de Rio de Janeiro y por la Universidad Federal de Paraíba. 

Acerca del autor de este libro:

Lourival Augusto Tavares

Ingeniero Electricista, formado por la Escuela Federal de Ingeniería de Rio de Janeiro, en el año de 1967. Past-Presidente del Comité Panamericano de Ingeniería de Mantenimiento. Supervisor de Mantenimiento en FURNAS – Centrales Eléctricas S.A. durante 23 años. Fue el jefe de la Asesoría Técnica de Apoyo en ITAIPU Binacional. Reconocido como “notorio saber” en mantenimiento por la Universidad Federal de Rio de Janeiro y por la Universidad Federal de Paraíba. Fue director nacional de ABRAMAN (Asociación Brasileña de Mantenimiento) en dos mandatos.

Suscríbete a Predictiva21

Síguenos en Linkedin

×

Hola

Haz clic en nuestro representante para hablar por WhatsApp o escríbenos al correo contacto@predictiva21.com

× ¿Cómo podemos ayudarte?