Seleccionar página

Fecha de inicio: 3 de Agosto de 2024 
Duración: 19 semanas
Sabados
9:00 AM a 1:00 PM (En línea)

MODELO DE GESTIÓN PARA FLOTA VEHICULAR EN TRANSPORTE DE CARGA TERRESTRE

Ago 30, 2023 | Articulo

INTRODUCCION
El objetivo de toda empresa de manera tradicional es el lucro estimado en la rentabilidad económica que genera como consecuencia del desarrollo de sus actividades, ello no es ajeno en el rubro de transporte terrestre sin embargo, hoy en día no es suficiente entender el giro de negocio únicamente a este nivel sino que surge la necesidad de evolucionar a desarrollar negocios con propósito que conlleven a establecer un triple impacto en el ejercicio de sus operaciones, tanto al nivel Económico, Ambiental y Social traducido en la propuesta de valor diferenciadora que permite transcender y generar una organización sostenible en el tiempo, en constante búsqueda de sostener un binomio de ganar – ganar entre las partes involucradas, orientado a establecer el equilibrio entre Costo, Riesgo y Beneficio.

Entendamos que, como tal el rubro de transporte terrestre dentro de nuestro país y en américa latina en general cumple un rol primordial debido a que posee en promedio una participación superior al 85% respecto a otras modalidades de transporte, tal como el transporte aéreo, marítimo, ferroviario u otros. Por lo que para países con economías en desarrollo es fundamental establecer cadenas de suministro que soportados en las corrientes de globalización impulsan la actividad económica ofreciendo oportunidades de desarrollo.

En tal sentido en el rubro de transporte terrestre es vital establecer mecanismos que nos permitan optimizar los recursos disponibles a partir del conocimiento del contexto operacional buscando obtener el máximo beneficio posible a partir de la gestión de los activos que posee cada organización enfocado a la generación de valor, según el Ministerio de Transportes y Comunicaciones en el Perú, al cierre del ejercicio del 2021 se registraron un incremento de la formalización de empresas de transporte de carga terrestre, donde se evidencia la alta concentración de flota vehicular en pocas empresas, tal es así que existente solo 03 empresas a nivel nacional que poseen más de 1000 vehículos en su flota y únicamente representa el 1% del total de vehículos formales para transporte, el siguiente 2% está compuesto por empresas que operan entre 500 a 1000 vehículos, agrupando el 1% siguiente en empresas que poseen entre 250 a 500 vehículos, por lo que el 96% restante corresponde a empresas con baja concentración de flota pero registran un volumen combinado de 321,858 vehículos, siendo el 75% de estas empresas formadas por “hombre –  camión” denominación dado en el argot del transporte a dueños de vehículos que ellos mismo conducen sus unidades, es por ello que surge la necesidad de dotarlos de herramientas que permitan la rentabilidad adecuada mediante la gestión de su flota vehicular y nociones mínimas de sostenibilidad de negocio.

Para concretar el aporte valor en la gestión de empresas de transporte terrestre tenemos que comprender que cada unidad vehicular es uno de los activos fundamentales pero como tal requiere un conductor u operador calificado que en conjunto cumple una función específica diseñado o esperado tal como el traslado de mercancías o personas, acarreo de materiales, de cargas especiales que se suma a la producción requerida por la organización dentro de un sistema de trabajo pre diseñado, por ende toda actividad de soporte, preventiva o proactiva que permita continuar con el cumplimiento de la función, estar generando valor.

MODELO

Aplicando como base el ciclo de vida de los activos descrita en la norma ISO 55001 donde identifican 06 etapas en las que todo activo transcurre a través del tiempo y dentro de la organización en el cumplimiento de su objetivo dentro del performance para el transporte terrestre, siendo estas:

1. Analizar los requerimientos de negocio: Donde como gestor de flotas, jefe de contratos, gerente de proyectos o dueño de camiones planteamos el contexto operacional que se necesita en función del régimen de explotación proyectado en un tiempo determinado, para lo cual tenemos que responder a tres perfiles con cuestiones propias que garantizan el conocimiento de la necesidad a cubrir, siendo estos

a. Perfil operacional,  detalla la función del vehículo en la operación así como las restricciones operativas, incluido las condiciones laborales.

b. Ambiente operacional, responde la ubicación geográfica, altitud y tipo de carretera donde los vehículos transitaran. Es importante considerar si en el ambiente hay humedad, polvo suspendido, clima, etc.

c. Políticas Externas, contempla restricciones externas a la operación, por ejemplo: Política gubernamental, Política de seguridad y Política Ambiental.

2. Compra e instalación: busca establecer los mecanismos de adquisición de activos para la explotación en el cumplimiento

de sus funciones ya sea con recursos propios, financiados y/o vía Renting así como garantizar el correcto comisionamiento y puesta en marcha para detectar posible fallas prematuras o desfases de los parámetros esperados, en esta línea es de gran utilidad generar pilotos o solicitar demo a los fabricantes.

3. Operación y mantenimiento: etapa crítica del ciclo de vida de los vehículos dado que es donde se establecen acciones para prolongar la vida útil y por ende la generación de valor para la organización, soportados en tener como aliados a los conductores u operadores mediante la capacitación continua para generar estilos de conducción tecnico – económica así como generar un soporte solido en la gestión de mantenimiento ya sea propio o externo que brinde un nivel de servicio adecuado para su operación que permita tener un bajo CPK – Costo por Kilómetro de recorrido, siendo en este ítem controlar los costó por mantenimiento , combustible y neumáticos, correspondientes a costos de operación.

4. Modificación o actualización tiene como finalidad el garantizar el cumplimiento de la función del vehículo para lo cual se busca repotenciar, modificar o actualizar a fin de sopesar los desgaste propios de uso y/o longevidad como consecuencia del ejercicio de sus labores, es donde se analizan los casos de overhaul o correctivos mayores

5. Disposición final etapa del ciclo donde como organización se decide no continuar con el activo dentro de la operación sustentado en un análisis profundo de costo riesgo beneficio, dando lugar a la renovación de flota para mantener el estándar del nivel de servicio pactado en la primera etapa

6. Pasivos residuales: busca reconocer y disponer de manera correcta y definida a los activos desincorporados en todas las instancias internas como Finanzas, Libros Contables, control patrimonial u operaciones y externas como MTC, SUTRAN u otras que comprendiendo que las dos primeras etapas corresponden a costos de inversión CAPEX y las siguientes a costos de operación OPEX, que en conjunto conforman los costos de flota que la organización debe gestionar para el desarrollo de sus operaciones sin embargo vemos que es necesario establecer una estructura que permita garantizar la sostenibilidad para lo cual se propone aterrizar en torno al activo vehicular 03 pilares de gestión básicos que posean ratios de medición que busque la agilidad en la toma de decisiones, estas son :

6. 1. Gestión Administrativa: Enfocada en la evaluación de la factibilidad financiera de los proyectos de inversión y/o desarrollo, la administración del capital, la gestión de contratos (condiciones, alcances, compromisos etc.), la gestión del talento humano, control patrimonial, con indicadores concretos de medición

6. 2. Gestión Operativa: Orientado en garantizar el máximo aprovechamiento del activo en su ciclo de vida útil, la optimización del OPEX, la gestión del nivel y satisfacción del servicio, entregando activos con alta disponibilidad, confiabilidad y mantenibilidad evaluados con kpis operativos como el tiempo promedio entre falla MTBF y el tiempo promedio para reparación MTTR

6. 3. Gestión Comercial: Busca sostener y reforzar el vínculo comercial comprendiendo el ciclo del cliente, midiendo los índices de retención, satisfacción, recomendación del cliente tanto externo como interno así como garantizar el sostenimiento de cartera de clientes (contratos) evaluando el costo de adquisición.

La interacción de estos tres pilares de gestión, permiten en empresas de transporte poder direccionar correctamente sus decisiones siendo fundamental la velocidad en la que viaje la información entre cada área de gestión, ya que todo gestor se enfrenta a necesidades ilimitadas con recursos limitados.

Así mismos el modelo propuesto puede variar de enfoque pasando de la visión de negocio entorno al activo para pasar al enfoque de negocio enfocado en el cliente quien busca cubrir necesidades similares orientadas a establecer una continuidad de negocio.


Autor: Ing. Percy Ruiz Rodriguez
Especialista en Gestión de Mantenimiento
Jefe de Operaciones Posventa en Autonort Dealer Toyota

Te puede interesar

Curso de Sistemas de Indicadores (KPI) para Evaluar la Gestión del Mantenimiento

Instructor: José Conteras Márquez

GLOBAL CERTIFIED INSTRUCTOR en ASME

Fecha de inicio: 3 de Agosto de 2024 
Duración: 19 semanas
Sabados
9:00 AM a 1:00 PM (En línea)