Propagar la sostenibilidad en la cadena de valor

Autor: Paula Quilhot

Ingeniero Especialista, Colbun S.A., Chile.

pquilhot@colbun.cl

No existen empresas exitosas en sociedades fracasadas. Esta ya masificada premisa nos presenta un claro desafío. No podemos prosperar en la medida que nos resguardemos un equilibrio, que en el caso empresarial muchas veces se vincula con la triada de la sostenibilidad: los ámbitos económico, ambiental y social.

La sostenibilidad no es moda. No podemos concebir un futuro en un mundo donde todos los integrantes de una sociedad no se comporten en forma sostenible

No basta con pretender ser responsables de “contribuir” o “ayudar” al cumplimiento de objetivos sostenibles. Necesitamos ser conscientes que vivimos y operamos en un determinado lugar, lo que implica hacernos cargo y ser parte del mutuo crecimiento.

Cuando las compañías comprenden que su actuar y su éxito futuro está íntimamente ligado al éxito y desarrollo de todos quienes las rodean -incluyendo al medio ambiente-, se genera una simbiosis única entre los distintos stakeholders, tales como trabajadores, clientes, proveedores, contratistas, comunidades y accionistas, viabilizando llevar el desarrollo y crecimiento conjunto a otro nivel.

Un ejemplo de este enfoque se vive en Colbún -compañía chilena generadora de energía[i]-, quienes se han propuesto incorporado la sostenibilidad a lo largo de toda su cadena de valor. Es un camino que han ido recorriendo de la mano con sus stakeholders y son conscientes que aún hay brechas que reducir; sin embargo, han idos construyendo una cultura interna de sostenibilidad que a su vez se ha traducido en positivos indicadores.

Prueba de esta evolución positiva son los resultados obtenidos en el Dow Jones Sustainability Index, pasando de un 76% en el 2019 a un 91% en 2022.

Sobre Colbún S.A.
Colbún S.A. es una empresa con 37 años de trayectoria dedicada a la generación y comercialización de energía, con una potencia instalada de más 4.000 MW a través de 27 centrales de generación en Chile y Perú. Cuenta con una cartera de más de 350 clientes industriales y empresas, cerca de 1.100 trabajadores y alrededor de 3.900 empresas proveedoras. La compañía está impulsando un fuerte programa de proyectos de energía renovable, solar y eólica para sustentar su crecimiento, así como iniciativas de hidrógeno verde y tratamiento de agua. Además, es un actor relevante en el mercado de soluciones energéticas a través de Colbún Soluciones, donde ofrece plantas solares para clientes, sistemas de gestión de energía e infraestructura para electromovilidad, entre otros servicios.

La sostenibilidad no es un área del negocio: es el negocio

Para integrar la sostenibilidad en los distintos niveles de la cadena de valor, es necesaria la convicción y compromiso de los más altos niveles ejecutivos y del directorio de la compañía. Esto permite sentar las bases para migrar de una mera declaración de buenas intenciones a una cultura que permee a las compañías, e incorpore a la sostenibilidad como criterio para la toma de decisiones en el día a día de las distintas personas que componen la organización.  

En su política corporativa de sostenibilidad, creada en 2015, Colbún S.A. declara “La sostenibilidad no es un área del negocio: es el negocio”. Esta frase refleja el compromiso de la compañía y de sus líderes con la sostenibilidad, lo que ha llevado a implementar múltiples acciones que apuntan a mejorar procesos y generar crecimiento junto a sus grupos de interés.

El trabajo que ha realizado esta compañía involucra a actores a lo largo de toda su cadena de valor. A comienzos de este año Colbún actualizó su agenda estratégica, con miras hacia 2030. En ella se incorporan importantes desafíos desde el punto de vista de la sostenibilidad, donde se comprometen a la creación de valor en conjunto con sus grupos de interés: trabajadores, comunidades, clientes, medio ambiente, proveedores y accionistas.

Esta creación de valor conjunta implica incorporar dentro de los objetivos y toma de decisiones las necesidades y desafíos de sus stakeholders.

Clientes

Desde hace ya algunos años, formalizaron potenciar una cultura de “cliente al centro”, lo que se ha traducido en escuchar sus necesidades y comprometerse a contribuir con el logro de sus objetivos con acciones concretas, dentro de las cuales destacan:

  • Certificado de energías renovables: herramienta que garantiza que la energía suministrada proviene de fuentes 100% renovables. 
  • Proyectos de eficiencia energética: permiten la disminución del consumo energético de sus clientes.
  • Proyectos fotovoltaicos para autoconsumo: permiten a un cliente generar su propia energía solar.
  • Infraestructura de carga para electromovilidad.
  • Sistemas de gestión de energía, entre otros.   

Medioambiente

Comprometidos con el medio ambiente y con la transición energética de los países en los que opera, la agenda estratégica de Colbún al 2030 tiene como objetivo duplicar la capacidad instalada de la compañía (en MW), creciendo exclusivamente en tecnologías solar, eólica y de almacenamiento con una serie de objetivos de ESG (Environmental, Social & Governance) específicos y de medición anual que impactan en la remuneración de todos sus trabajadores.

Cada una de estas nuevas instalaciones incorpora una mirada sostenible en un trabajo conjunto con autoridades y diálogos ciudadanos con la comunidad, que pueden llegar a modificar un proyecto. El diseño de oficinas amigables con el medio ambiente, el cuidado del agua, el trabajo con proveedores locales y el especial cuidado en la disposición de residuos a través de herramientas de economía circular, forman parte del estándar definido por la compañía de cara a un futuro sostenible.  

En términos de procesos operacionales y de mantenimiento de sus activos e instalaciones la sostenibilidad también está incorporada en la esencia del actuar. Toda intervención tiene especial cuidado con el impacto ambiental, la seguridad de los trabajadores y la eficiencia del proceso productivo. Robotización y/o automatización de procesos, digitalización de documentación de uso diario que disminuye el consumo de papel (permisos de trabajo, guías de maniobras, etc.), incorporación de tecnología en la seguridad de los trabajadores, reemplazo de vehículos tradicionales por vehículos eléctricos, disminución del consumo de agua no operacional en el mantenimiento de jardines (implementación de jardines secos), tratamiento de aguas grises y recolección de aguas lluvia, implementación de plantas de osmosis inversa que disminuye el consumo de agua de pozos para el proceso productivo en plantas térmicas, optimización del uso de carbón, recirculación de cenizas (lo que ha permitido disminuir en más de un 90% la totalidad de los residuos sólidos de la compañía), entre otros muchos ejemplos del día a día de una compañía comprometida con la sostenibilidad.

Proveedores

Colbún ha establecido la “cláusula de propagación”, la cual busca promover adecuados plazos de pago a subcontratistas. Establece que, para que Colbún autorice a un contratista a subcontratar una parte del servicio, éste debe garantizar que pagará las facturas respectivas en un plazo máximo de treinta días corridos desde su emisión.

Algunos de los temas que se han implementado en el proceso de contratación de proveedores son:

  • Condiciones de trabajo igualitario: todos aquellos trabajadores de empresas contratistas permanentes tienen las mismas condiciones de trabajo que los trabajadores propios (acceso a vestidores y comedores de la compañía, caja de víveres de regalo para navidad, invitación a eventos y/o reuniones a realizarse en el lugar de trabajo, entre otros).
  • Política de pago oportuno: toda factura de un proveedor es pagada en un plazo inferior a 15 días.
  • Sueldo ético: a partir del año 2019 se definió que todo trabajador de una empresa contratista permanente de Colbún no podría obtener como remuneración líquida menos de USD $ 600/mes aproximadamente, mientras que el sueldo mínimo en Chile en esa época era de USD $ 350/mes. Este monto se ha ido ajustando con el paso del tiempo, lo que ha traído un sobre costo a los contratos; sin embargo, la compañía ha estado dispuesta a asumir ese cobro adicional por el bienestar de quienes trabajan en sus dependencias.
  • Prácticas Ambientales y Sociales (ASG): su objetivo es reforzar adecuados comportamientos en estas materias. En términos generales, aquellos oferentes que acrediten positivas prácticas en materias socioambientales podrán obtener una puntuación hasta un 15% superior en procesos de licitación.
  • Reemplazo de boletas de garantías por pólizas de garantía: busca aliviar la carga financiera de los proveedores, especialmente de las pymes, al evitar inmovilizar capital y comprometer costos de oportunidad.
  • “Mide tu huella proveedores”: herramienta digital y gratuita, que permite que las organizaciones conozcan sus emisiones de CO2 correspondientes a todo un año.

Adicionalmente, se monitorea permanentemente que la empresa contratista no tenga deudas previsionales con sus trabajadores y se pone a disposición de ellos el canal de ética de la compañía. A través de este canal, un trabajador de una empresa contratista puede denunciar un trato que atente contra su integridad o la ética laboral, sea éste originado por un trabajador de Colbún o por alguna de las empresas que prestan servicios.

De esta manera, Colbún va promoviendo un estándar de comportamiento en la industria que va mejorando las condiciones laborales de todos quienes intervienen con la compañía y su entorno directo, impactando en el bienestar social en su conjunto.

Comunidades

Otra forma de generar bienestar social es la manera en la que la compañía trabaja con las comunidades aledañas en base a tres ejes: generar oportunidades promoviendo el desarrollo de la economía local, generar futuro impulsando proyectos sostenibles de impacto social, y generar confianza manteniendo un diálogo transparente y colaborativo.

Existen múltiples acciones concretas que apuntan a la generación de valor colectivo con el apoyo de organizaciones y/o fundaciones que permiten multiplicar su impacto. Algunos ejemplos son:

  • Apoyo permanente en capacitaciones y emprendimiento a la comunidad de pequeñas localidades cercanas a las instalaciones con programas y centros habilitados especialmente para este objetivo.
  • Desarrollo de proyectos en torno a la instalación de sistemas de agua potable ¿rural? en comunidades y escuelas. Bajo el nombre de “Cada gota cuenta”, entre los años 2019 y 2022 se invirtieron más de 500 mil dólares en cinco proyectos de mejoramiento, beneficiando a más de 10.000 personas.
  • Hidroturismo: desarrollo de proyectos turísticos para la comunidad (tales como playas, sectores de campings y paseos en torno a los embalses). Como referencia, durante la temporada de verano 2023 más de 275 mil visitas tuvieron las instalaciones turísticas asociadas a embalses hidroeléctricos de Colbún en distintas zonas de Chile.
  • Economía circular, entre otros.

Inversionistas

Recientemente, Colbún S.A. fue reconocida con el tercer lugar en sostenibilidad tributaria en empresas chilenas con mayor presencia bursátil según el IPSA. Este reconocimiento se otorga por la transparencia y calidad de la información que reporta la compañía a partir de los estándares internacionales Global Reporting Iniciative (GRI).

Trabajadores

En el caso de sus trabajadores, Colbún S.A. asume un compromiso con su seguridad y bienestar. Así es como, en los últimos años, ha implementado un modelo de trabajo híbrido (presencial – teletrabajo) para todos los empleados de la casa matriz. En este modelo, los empleados pueden teletrabajar los días lunes y viernes en forma permanente y, adicionalmente, cuentan con una bolsa de 20 días de teletrabajo al año, que pueden utilizar como estimen conveniente. Para esto se le proporciona a cada empleado implementos de oficina, de modo que en sus casas puedan teletrabajar sin inconvenientes, esto incluye: escritorio, pantalla, teclado, mouse y silla de escritorio.

Adicionalmente, en las plantas, existen una serie de medidas que apuntan al cuidado y bienestar de los trabajadores de la compañía. Por ejemplo, en temas de seguridad se han instalado sistemas de sensores y mediciones remotas que permiten disminuir la exposición al ruido en determinadas tareas, o la operación remota de equipos que permiten evitar la exposición a riesgos eléctricos, el uso de drones para inspecciones en gran altura, canales y túneles, en otras medidas.

Todos los trabajadores de la compañía tienen la opción de realizarse exámenes médicos preventivos para evaluar su condición de salud en forma periódica; además, se realizan charlas y talleres de diversos temas que tienen que ver con la salud y el bienestar del trabajador y su familia.

Por último, el esparcimiento también tiene un lugar importante. La compañía proporciona espacios para ello en algunas de sus instalaciones y anualmente realiza celebraciones que involucran a los trabajadores y a sus familias en algunos eventos, permitiendo la integración y la convivencia en aspectos no laborales que refuerzan los lazos de amistad y compañerismo. En síntesis, tener un desempeño social y ambiental de excelencia es indispensable para tener un buen desempeño del negocio. Colbún ha asumido el desafío, y también la responsabilidad, de propiciar la sostenibilidad en forma integrada a lo largo de toda su cadena de valor, velando por que tanto las empresas como las sociedades puedan ser exitosas.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *