Santiago Sotuyo: Vocación por el trabajo voluntario

Junio 2020

Desde que obtuvo el título como Ingeniero Industrial en la opción Mecánica en la Universidad de la República de Uruguay, su hoja de vida certifica que el Mantenimiento y la Confiabilidad serían su norte. Una intensa y productiva trayectoria por diferentes países lo ubican como experto en Gestión de Activos en el ámbito internacional. Apasionado por la industria, se ha propuesto dos objetivos claros: su crecimiento profesional y el aporte de sus conocimientos, como parte de su responsabilidad social con la comunidad y el mundo.

En esta corta entrevista para Predictiva21, Santiago Sotuyo expone claramente el significado que para él tiene su trabajo en la industria: pasión, dedicación y vocación de trabajo voluntario.

P21: Háblenos un poco de su experiencia a nivel general en URUMAN ¿Qué enseñanzas de vida pudiera compartir con el conglomerado de Confiabilidad y Gestión de Activos, especialmente con quienes se inician en la industria?

SS: Mi experiencia comienza cuando en 1989, al año de graduarme como Ingeniero Industrial en Uruguay, participo en un curso de Gestión e Ingeniería de Mantenimiento, organizado por UNIT (Instituto Uruguayo de Normas Técnicas), en Montevideo, dictado por Thomas Alund del MGruppen de Suecia. Al año siguiente, 1990, viajo a Suecia becado por la Agencia Sueca de Cooperación (BITS), para asistir a un Programa de Formación en el tema, lo cual se complementa en 1993 con la participación en un Seminario de Alta Gerencia, también en Suecia.

Al volver de la primera beca, en la segunda mitad de 1990, siendo docente de la Facultad de Ingeniería (FING) de la Universidad de la República (UDELAR), en el Departamento de Producción Industrial, se me asigna la responsabilidad de dictar el curso de Gestión e Ingeniería de Mantenimiento, responsabilidad que duró 15 años.

Al volver de la segunda beca, en la segunda mitad del 1993, siendo directivo de la Asociación de Ingenieros del Uruguay (AIU), combinamos ambos roles, docente y directivo, y organizamos una encuesta sobre “Situación del Mantenimiento en la Industria Uruguaya”, con la participación de estudiantes de ingeniería como encuestadores y mediante un convenio entre la FING, la AIU y la Cámara de Industrias (CIU).

Al año siguiente 1994, la AIU me nombra “Delegado por Uruguay” en el Comité Panamericano de Ingeniería de Mantenimiento (COPIMAN), cuyo Presidente en esa época era el Prof. Ing. Lourival Augusto Tavares. En el 1995, Lourival Tavares dicta los primeros cursos en Uruguay, en marco del Convenio AIU-CIU, los que luego seguirán hasta el día de hoy en el marco de URUMAN.

En este período se forma la Comisión de Mantenimiento de la AIU, integrada por los Ings. Mario Albornoz, Francisco Tangari y por mí.

La misma se convertiría en el año 2004, en la base de la Directiva local del COPIMAN, cuando en ese año, la Unión Panamericana de Asociaciones de Ingenieros (UPADI), entidad madre del COPIMAN, decide cambiar la sede del COPIMAN de Brasil a Uruguay, de acuerdo con los límites de tiempo por estatutos que un comité técnico podía seguir teniendo sede en un mismo país. Dicha decisión incluía mi nombramiento como “Presidente del COPIMAN”, lo cual fui hasta 2010, cuando pasó la sede a Costa Rica, con la presidencia del Ing. Julio Carvajal Brenes.

Es en ese 2004, y aprovechando el impulso de haber tomado sede del COPIMAN, que, con todo el apoyo de la AIU, se decide, a iniciativa mía, la creación de URUMAN.

URUMAN es la Sociedad Uruguaya de Mantenimiento, Gestión de Activos y Confiabilidad.

Es una asociación sin fines de lucro integrada por Profesionales y Técnicos de las áreas del Mantenimiento, la Gestión de Activos y la Confiabilidad del sector público y privado. La misma procura la jerarquización de estas tareas de alta profesionalidad en beneficio de las empresas, la economía y la comunidad en general.

Fue creada en 2004 (aunque su personería jurídica la obtiene en 2013) con el objetivo de, como dicen sus estatutos: “Crear un ámbito de participación de todas las personas físicas y jurídicas relacionadas con el Mantenimiento, la Gestión de Activos Físicos y la Confiabilidad que manifiesten interés en mejorar sus técnicas y conocimientos, intercambiar información, difundir conocimientos a la sociedad y colaborar con organizaciones públicas o privadas vinculadas con el tema.” Y que tiene la misión de: “Analizar y proponer soluciones multidisciplinarias a los problemas de desarrollo técnico, social y económico específicamente en el área del Mantenimiento, la Gestión de Activos Físicos y la Confiabilidad, así como participar en las actividades de organizaciones nacionales e internacionales en su campo de actuación, en aspectos tales como, educación, gobierno, regulaciones, estandarización, etc.” En URUMAN decimos que: “Sin Confiabilidad no es posible alcanzar los objetivos de Productividad, Costo, Calidad, Seguridad y Cuidado de Medio Ambiente, que se plantean hoy en día.”

Entre sus actividades principales se destacan: la realización del Congreso Anual de URUMAN, ya llevamos 15 años consecutivos con Congresos, la realización de Cursos con profesores invitados, la difusión de cursos realizados por las empresas patrocinadores.

En la etapa actual pensamos en incorporar eventos basados en Web como: seminarios web, cursos web, mesas redondas de temas específicos web, eventos con charlas múltiples de corta duración vía web a modo de pequeños Congresos Web.

Todo este ciclo de URUMAN y COPIMAN ha sido una extraordinaria oportunidad de desarrollar trabajo voluntario, y de compartir toda la experiencia y conocimiento profesional que hemos adquirido en tantos años de trabajo (36) como de actividad profesional como Ingeniero (32).

Actualmente, nos hemos incorporado como miembros del Capítulo Latino Americano de la SMRP (SMRP Latin American Affiliate). En donde encontramos otro lugar adicional para desarrollar nuestra vocación de trabajo voluntario.

Este periplo nos ha dejado, y nos sigue dejando enseñanzas muy valiosas, pues además de trabajar profesionalmente, y desarrollar por tanto nuestra familia mediante ello, podemos colaborar voluntariamente, aportando lo nuestro a la comunidad de profesionales y técnicos de mantenimiento, gestión de activos y confiabilidad, y esto es una responsabilidad social que tenemos y que debemos promover.

Hay que trabajar con seriedad y profesionalidad, tanto en el ámbito de nuestro trabajo profesional rentado, como en nuestro campo de trabajo voluntario, desarrollando ambos con el mismo nivel de calidad. Pues no se trata de dar lo que nos sobra, como quien da limosna, sino de compartir lo mejor que tenemos, lo único insustituible en esta vida, que es nuestro tiempo.

A los jóvenes profesionales y técnicos que se inician en la industria, el mejor consejo que tengo es que trabajen por su pasión, si realmente los apasiona algo, que se dediquen de cuerpo y alma, desarrollando tanto trabajo profesional como voluntario, este último, es la prueba final de la verdadera pasión: ¡Nadie hace gratis aquello que no le gusta, que no ama!

Asimismo, esa prueba vocacional, o test de la pasión como llamo, ayuda a impulsarnos en la mejora continua profesional, al obligarnos a estar al día con el conocimiento, a mantener redes de contactos con profesionales de nuestro país y la región. Por tanto, además de conseguir un trabajo y comenzar a desarrollar una carrera profesional o técnica, acérquense a la comunidad de colegas, participen en las asociaciones que existan en sus países y región, sean parte activa de esa comunidad, les permitirá enriquecerse con el conocimiento compartido, así como luego, les dará la oportunidad de retribuir a esa comunidad con vuestro aporte de conocimiento y experiencia. Es como la famosa cadena de favores, recibimos aportes de unos que nos precedieron, y lo devolvemos a quienes nos siguen. Como el testigo en la carrera de postas.

P21: ¿Cuáles retos enfrenta la industria actualmente ante esta crisis mundial? En el caso específico de URUMAN, ¿Cómo se pueden afrontar estos retos?

SS: Los retos que la industria enfrenta en estos momentos son amplios y diversos, se pronostica una caída del PBI mundial de aproximadamente 3% en promedio, y en la región latinoamericana probablemente sea mayor aún, por causa de la crisis mundial provocada por la pandemia del coronavirus. Dentro de esa problemática, como en todo reto o crisis, existe la semilla de la oportunidad, de aprender e incorporar cosas nuevas que nos hagan mejores y más fuertes.

Los líderes de la industria, y en particular los líderes responsables de los activos físicos, su diseño, compra, instalación, operación y mantenimiento, se ven ante una presión mayor aún de lograr mantener y/o mejorar el desempeño, controlar los riesgos y asegurar, o al menos no dejar caer demasiado los resultados. Esta presión es particularmente fuerte sobre aquellos líderes responsables de definir las estrategias de mantenimiento de los activos, acción clave para asegurar la confiabilidad. Los métodos tradicionales ya no son suficientes para asegurar un plan de mantenimiento efectivo, hacer un mero plan basado solo en las recomendaciones del fabricante, o en nuestra experiencia cualitativa, no es suficiente. Y mucho menos si esto se realiza en forma de un proyecto puntual, y se lo deja estático, sin una revisión periódica, ni adecuación al contexto cambiante. Sin embargo, esto es lo que están haciendo la mayoría de las industrias.

En este marco de crisis por la pandemia, con riesgos en la continuidad del negocio de no retomar rápidamente las actividades y en caso de poder retomarlas, con costos extras asociados a las reglas de la nueva normalidad, con reglas de prevención de riesgos asociados a esta situación: uso de tapabocas, distanciamiento social e higiene personal llevada al extremo, aparecen como alternativas el acelerar los procesos que ya se estaban perfilando anteriormente de: automatización, digitalización, uso masivo de datos, trabajo remoto, etc.

Hace ocho (8) años que trabajo como Gerente de Ingeniería para Latinoamérica en ARMS Reliability, empresa global de ingeniería de confiabilidad, de origen australiana, con más de 25 años de experiencia.

En ARMS Reliability hace tiempo que estamos aplicando y desarrollando herramientas que vienen a resolver perfectamente muchos de los problemas en estos tiempos de pandemia. Siendo pioneros en diversos desarrollos que se han mostrado como fundamentales para sobrellevar mejor estas nuevas realidades y los desafíos futuros.

Primero, en la aplicación de análisis cuantitativos de la confiabilidad. Desde hace 25 años que se comenzaron a utilizar softwares estadísticos para su aplicación en la industria, como herramienta de análisis de datos para la optimización de estrategias de mantenimiento. En aquella época se realizaban proyectos puntuales para cada cliente optimizando y resolviendo problemas con diferentes herramientas de confiabilidad como ser RCM, RBD, RCA, Weibull, LCC, etc.

Segundo, en el desarrollo de procesos, en lugar de proyectos puntuales, para la mejora continua de las estrategias de confiabilidad, como la Gestión de Estrategias de Activos (ASM por sus siglas en inglés). Incluyendo el desarrollo de la plataforma digital OnePM, herramienta que permite su realización en forma completa y ágil. Permite la integración de múltiples herramientas de confiabilidad en una sola plataforma. Además de que satisface los requisitos de integración total con los sistemas de gestión de la ejecución del mantenimiento (CMMS por sus siglas en inglés), y con los sistemas de gestión de la salud y desempeño de los activos (APM por sus siglas en inglés).

Y tercero, en la creación y divulgación de una biblioteca con más de 1200 tipos de componentes, 8000 ítems de componentes, 50000 modos de falla y 175000 acciones de mitigación y secundarias. La cual permite construir, desplegar y sostener en forma muy ágil, estrategias de mantenimiento de activos tanto para plantas en operación como para proyectos nuevos, respetando la posibilidad de realizar variaciones por criticidad, marca, modelo y contexto operacional de las estrategias de mantenimiento desarrolladas.

Estas creo que son algunas de las herramientas adecuadas para enfrentar los retos que nos presenta la crisis actual en el campo de la gestión de activos.

En particular organizaciones como URUMAN, COPIMAN y SMRP son excelentes ámbitos donde los profesionales y técnicos pueden ofrecer y buscar apoyo para desarrollar soluciones a la medida de sus necesidades, escuchando, comparando, proponiendo y ensayando sus ideas de solución y cooperación, con el conjunto de colegas de la comunidad de mantenimiento, gestión de activos y confiabilidad.

Donde además encontrarán muchas otras ideas de soluciones y de propuestas tecnológicas y de formación, que permitirán su apalancamiento y desarrollo profesional y personal.

P21: Una pandemia afecta al mundo en todos los aspectos y los expertos predicen que estará por mucho tiempo, ¿Qué cambios trascendentes está presentando la industria en la Gestión de Activos? Según usted: ¿Qué beneficios y adversidades traerá esta pandemia para la industria?

SS: Sinceramente espero que dichos expertos se equivoquen y la pandemia no dure mucho. Lo que si durará mucho serán sus efectos. Continuando con lo dicho en la pregunta anterior, los cambios más grandes que la industria tendrá en la Gestión de Activos serán el impulso a la digitalización de la industria, acelerando sin dudas los cambios asociados a la Industria 4.0. Esto traerá sin dudas cambios en el empleo, g¡enerando en el corto plazo desempleo, que deberá ser compensado con el reciclaje de profesionales y técnicos a otras áreas. Por ejemplo, el área del mantenimiento predictivo se verá seriamente afectada, pues muchos de los inspectores predictivos serán sustituidos por sensores múltiples y los analistas por sistemas de inteligencia artificial (AI) y aprendizaje de máquinas (machine learning). Por otro lado, el crecimiento de la demanda de analistas e ingenieros de confiabilidad para los nuevos procesos de Gestión de Estrategia de Activos en sus etapas de Construir, Desplegar y Sostener la gestión de las nuevas estrategias, adecuándolas continuamente a los cambiantes contextos operacionales, generará oportunidades de desarrollo para muchos de esos profesionales y técnicos. Además de esto la tarea final de ir al campo y ejecutar la reparación y/o cambio de piezas seguirá existiendo, y se requerirá personal muy bien formado y entrenado para su ejecución, pues en el futuro se tolerará menos el error y se requerirá una precisión de trabajo, que solo será posible lograr con personal altamente especializado, dotado de las tecnologías que ayuden a garantizar la precisión que los trabajos requerirán.

Asimismo, la toma de conciencia sobre la importancia general de la Gestión de Activos y su vital trascendencia en la continuidad del negocio, ante posibles crisis futuras como esta pandemia actual, será un polo de atracción para el desarrollo de mejores metodologías y mejores herramientas para resolver y gestionar los problemas críticos y repetitivos de hoy en este campo.

P21: ¿Cómo está usted sobrellevando estos cambios y qué recomendaciones haría a otros profesionales y empresas?

SS: Por suerte, en ARMS Reliability estábamos preparados para esta situación, pues ya desarrollábamos muchas actividades para nuestros clientes e internas en forma remota, con profesionales ubicados en distintas regiones del mundo. Teníamos las capacidades y la tecnología para realizar la transición al trabajo remoto sin afectar el desempeño ni el servicio a nuestros clientes.

Si bien sabemos que la interacción física en las actividades de formación y consultoría son un valor esencial, que aumenta la sinergia de la cooperación, pudimos sustituirlo por el contacto virtual de forma satisfactoria, intensificando los contactos vía web para compensar la distancia, y con excelente retroalimentación de parte de los clientes, quienes han seguido recibiendo el trabajo de calidad que ARMS Reliability siempre ofrece.

En lo personal esto ha hecho que deba suspender los viajes, lo cual fue una mejora para estar más con la familia, pero por otro lado se extrañan los viajes y ese factor de descubrimiento de las diferentes realidades de los clientes en las diferentes regiones y culturas. Ese peregrinaje ha sido parte importante de mi vida profesional y personal.

Finalmente, no sé si yo soy quién, para andar dando consejos a otros colegas y empresas, seguramente que muchos de ellos ya se han adaptado a esta situación de crisis y pandemia y la están sobrellevando muy bien, espero que con igual o mejor suerte que nosotros, y espero también que en breve estemos todos saliendo, en nuestra querida Latino América, y en el Mundo entero, de esta pandemia, para reencontrarnos en un abrazo fraterno, y poder así seguir juntos desarrollando nuestra pasión, en el siempre exigente Camino a la Confiabilidad.

Entrevistador: Irene González
Correo: irene.gonzalez@predictiva21.com

¡Califica este artículo!
(Votos: 0 Promedio: 0)

La importancia de los datos y como convertirlos en dinero
Javier Leonardo Salas & Alberto Salas Mejia

* indicates required
Reliabytics
Reliabytics