Análisis modal de fallos y efectos: AMFE de la teoría a la ejecución

Análisis modal de fallos y efectos

Sobre el Libro

Análisis modal de fallos y efectos: AMFE de la teoría a la ejecución (Failure Mode and Effect Analysis: FMEA From Theory to Execution) es un libro escrito por D.H. Stamatis. Fue publicado por la editorial ASQ Quality Press en el año 2003 en su segunda edición.

Descripción del Libro

El autor D. H. Stamatis ha actualizado su exhaustivo libro de referencia sobre el análisis modal de fallos y efectos (AMFE). Se trata de una de las guías más completas sobre el AMFE y es excelente para los profesionales con cualquier nivel de conocimientos.

Este libro explica el proceso de realización de AMFE de sistemas, diseños, procesos, servicios y máquinas, y proporciona los fundamentos para hacerlo. Los lectores entenderán qué es el AMFE, los diferentes tipos de AMFE, cómo construir un AMFE y los vínculos entre el AMFE y otras herramientas. Stamatis ofrece un resumen de las herramientas/metodologías utilizadas en el AMFE junto con un glosario para explicar los términos y principios clave. La edición actualizada incluye información sobre la nueva norma ISO 9000:2000, el enfoque Six Sigma del FMEA, una sección especial sobre los requisitos de la automoción relacionados con la norma ISO/TS 16949, el concepto de “robustez”, y TE 9000 y los requisitos de fiabilidad y mantenibilidad.

También incluye formularios y muestras de AMFE, lista de comprobación de la revisión del diseño, criterios de evaluación, fórmulas básicas de fiabilidad y factores de fallo de conversión, directrices para el cálculo del RPN y el diseño de un producto razonablemente seguro, y diagramas y ejemplos de AMFE con vínculos con la robustez.

Tabla de Contenidos

  • Capítulo 1 : Enfoque jurídico de la responsabilidad.
  • Capítulo 2 : AMFE: una visión general.
  • Capítulo 3 : El lenguaje del FMEA.
  • Capítulo 4 : Los equipos y la mecánica del AMFE.
  • Capítulo 5 : FMEA de sistemas.
  • Capítulo 6 : FMEA de diseño.
  • Capítulo 7 : FMEA de procesos.
  • Capítulo 8 : FMEA de servicios.
  • Capítulo 9 : FMEA de máquinas.
  • Capítulo 10 : El AMFE y la industria electromecánica.
  • Capítulo 11 : El AMFE y los ordenadores: hardware y software El AMFE y los ordenadores: hardware y software.
  • Capítulo 12 : El AMFE y la industria de los semiconductores El AMFE y la industria de los semiconductores.
  • Capítulo 13 : El AMFE y la industria de los dispositivos médicos.
  • Capítulo 14 : El AMFE y la industria del automóvil.
  • Capítulo 15 : El AMFE y la ISO 9000.
  • Capítulo 16 : Seis Sigma y FMEA-Revisión del diseño.
  • Capítulo 17 : El AMFE y la robustez.
  • Capítulo 18 : Visión general de algunas herramientas típicas utilizadas en el AMFE.

A continuación se muestra un extracto del libro:

Prefacio

El cambio rara vez llega en forma de torbellino, a pesar de la noción popular actual de lo contrario. El cambio no es “destrucción creativa”, como nos han dicho. El cambio que espera que desechemos todo lo que éramos y empecemos de nuevo no es un cambio en absoluto, sino una convulsión. Un contratiempo. Internet no lo cambió todo. La banda ancha no lo cambió todo. El 11 de septiembre no lo cambió todo. Ni Enron, ni WorldCom, ni ninguna otra empresa. Tampoco lo hará el horror de mañana, el sorprendente avance de mañana o el escándalo de mañana.

Si se sigue la teoría cataclísmica del cambio, se cosechará un verdadero torbellino. Hay otra teoría del cambio de la que nadie habla, pero que es mucho más significativa para el profesional sabio. En las costas de cualquier país, estado o territorio se puede ver todos los días. Las olas pueden chocar contra las rocas, pero son una distracción. La verdadera acción es la marea. Cuando la marea cambia, se ponen en movimiento enormes fuerzas que no pueden detenerse. (Si dudas del poder de la marea, mira los suburbios de cualquier ciudad de tamaño normal. Un trozo de tierra de cultivo en las afueras de la mayoría de las ciudades vale su peso en oro. ¿Y por qué? Porque es donde la clase media acomodada quiere dormir cada noche).

O pensemos en el cambio que los boomers están provocando en la asistencia sanitaria. O el cambio en nuestros conceptos de servicio o de viaje. Si se acierta con estos cambios de tendencia, uno se hará muy rico. Target lo hizo bien, pero Kmart no. Disney acertó, pero Columbia no. Marriott acertó, pero Howard Johnson no. GE lo hizo bien, pero Westinghouse no. Boeing lo hizo bien, pero McDonnell Douglass no.

Y ahora lo harás tú. Ignora el viento y las olas. Mira la marea. ¿Qué es la marea? Desde principios de 1980, el mundo de la calidad ha sido bombardeado con el concepto de “mejora continua”. Para la mayoría de nosotros, este concepto se ha centrado en la “prevención” frente a la “evaluación”. Sin embargo, muchas empresas han optado por ignorar este cambio como una “moda” y una “actitud pasajera”. Como resultado, hemos visto cómo los programas de Control Estadístico de Procesos (SPC), Gestión de la Calidad Total (TQM), Seis Sigma, Fabricación Lean, Despliegue de la Función de Calidad (QFD), y muchos más van y vienen, con algún efecto pero nada realmente sustancial. En otras palabras, los hemos tratado como “torbellinos” en lugar de “mareas”.

Desde 1995, cuando Quality Press publicó la primera edición del Análisis Modal de Fallos y Efectos (AMFE), han cambiado muchas cosas. Sin embargo, la búsqueda de la excelencia sigue arrastrándose por muchas razones.

Por supuesto, no pretendo restar importancia a los grandes esfuerzos que muchas organizaciones han llevado a cabo en sus organizaciones para reducir los fallos y mejorar la satisfacción del cliente. Por ejemplo, en el sector de la automoción, J. D. Power and Associates ha constatado una mejora del 10% con respecto a 2001. Este 10% es la mayor mejora del sector desde 1947. Sin embargo, ¡no es suficiente!

J. D. Power también dio a conocer datos basados en 65.000 compradores y arrendatarios de vehículos nuevos después de los 90 días de propiedad y apuntó a 135 problemas potenciales, que se publicaron en el Wall Street Journal con los siguientes datos: Toyota tuvo 107 problemas por cada 100 vehículos; Honda, 113; GM, 130 de media. Existen muchos ejemplos de este tipo en muchas industrias. Sin embargo, hay muchas más empresas que sufren muchas pérdidas debido a errores que podrían haberse evitado si se hubiera realizado un AMFE exhaustivo. Algunos ejemplos son:

  • Empresa: Marrone Pasta Corporation, Carmel, NY.-Etiquetado incorrecto. (Para obtener más información sobre este caso, se recomienda al lector que se ponga en contacto con la línea directa del Departamento de Agricultura de EE.UU. para la carne y las aves de corral en el 1-800-535-4355).
  • Productos afectados: Raviolis de pollo Pasta Del Mondo,
  • Razón: Contiene huevos no declarados, que podrían ser peligrosos si los consumen personas alérgicas a los huevos.
  • Número de productos retirados: 3.150 libras
  • Empresa: Candle-lite, Cincinnati, Ohio.-Diseño inseguro. (Para más información sobre este caso, el lector puede dirigirse a la
  • alentado a ponerse en contacto con la Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor).
  • Productos afectados: Macetas de cerámica para cocinar a fuego lento el popurrí.
  • Motivo: Las llamas de las velas de té que se encuentran en el interior pueden salir por los orificios de ventilación laterales, lo que puede provocar quemaduras.
  • Número de productos retirados: 80,000
  • Nota: Los botes se vendían bajo la marca Martha Stewart Everyday.
  • Empresa: In-Sink-Erator, Racine, Wisconsin.-Materiales defectuosos. (Para obtener más información sobre este caso, se recomienda al lector que se ponga en contacto con la Comisión de Seguridad de los Productos de Consumo).
  • Productos afectados: Dispensadores de agua caliente instantánea de medio galón.
  • Motivo: El agua puede filtrarse del depósito metálico. material aislante húmedo. y provocar arcos eléctricos y calor calor.
  • Número retirado: 252.000
  • Nota: Los depósitos se vendían bajo las marcas In-Sink-Erator, ISE, Steamin’ Hot, Emerson, Dayton, ACE, Kenmore
  • y Kohler.

Nuestra intención en esta edición es poner al lector al día y centrarnos en algunos cambios menores, así como en adiciones, en el proceso de hacer un AMFE. En concreto, hemos sustituido el capítulo 190 con la nueva información relativa a la norma 180 9000:2000, hemos añadido un nuevo capítulo sobre FMEA y Six Sigma, y un nuevo capítulo sobre FMEA de máquinas. Además, hemos añadido un capítulo ampliado sobre la industria del automóvil y los requisitos de la norma 150/T519649. También hemos añadido un capítulo sobre la robustez y los vínculos del FMEA con el diagrama de límites, el diagrama P, el diagrama de interconexión y la matriz de características.

Otro cambio importante en esta adición es la inclusión de un CD para cubrir todos los apéndices y la información añadida. Creemos que el lector lo encontrará muy útil. El CD contiene todos los apéndices de la primera edición, pero también incluye algunos ejemplos muy actuales de diagramas P, diagramas de interconexión, robustez y una plantilla para que un facilitador del AMFE le guíe en el proceso de preguntas. Además, a través de un ejemplo sigue la aplicación de la metodología FMEA desde un diagrama de límites hasta un FMEA de proceso.

Además, esta edición incorpora:

  • Nuevas definiciones de la revisión SAE J1739 de septiembre de 2000.
  • El reconocimiento de que el FMEA de entorno y atributos puede ser una opción.
  • Glosario actualizado.

Al igual que en la primera edición, hemos intentado que cada uno de los capítulos y apéndices sean independientes entre sí. Por lo tanto, el lector puede encontrar cierto solapamiento en la discusión de cada tipo de AMFE. Este solapamiento es por diseño, ya que hemos intentado demostrar que la metodología del AMFE -independientemente de dónde empiece- es un hilo conductor. Ese hilo se enfatiza a través de los vínculos del AMFE en el capítulo 17 y en los apéndices H e I con varios ejemplos. Sin duda, si uno realiza todos los pasos, tendrá un diseño excelente, pero no un diseño perfecto, ya que la perfección pertenece al dominio de Dios. Por otra parte, si no se siguen todos los pasos, existe la posibilidad de que el éxito sea marginal.

Un último punto. La figura 2.6 muestra la relación de los cuatro tipos de AMFE. Sin embargo, el capítulo y está dedicado al AMFE de las máquinas, y en el capítulo 14 hacemos referencia al AMFE ambiental y de atributos. No se trata de un descuido por nuestra parte, sino que las cuestiones fundamentales del AMFE de máquinas, medio ambiente y atributos no son más que una variación del AMFE de diseño. Por consiguiente, no aparecen en la figura 2.6. No hay ninguna contradicción y no debería haber ninguna confusión al respecto.

Fin del extracto.

Referencias

Comprar en Amazon

Más Libros en Predictiva21

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Revista #34 Predictiva21

ver todas las ediciones

Prueba nuestra nueva versión y da el salto a Fracttal con un increíble plan de migración. El futuro del mantenimiento está aquí. Ingresa a www.fracttal.com para más información.

¿Te interesa IBM Maximo? Solex partner de IBM, los invita a registrase gratis en ELUM, Encuentro Latinoamericano de Usuarios Maximo. Regístrate aquí: https://elum.cl/

Suscríbete a Predictiva21

Síguenos en Linkedin

×

Hola

Haz clic en nuestro representante para hablar por WhatsApp o escríbenos al correo contacto@predictiva21.com

× ¿Cómo podemos ayudarte?