15 de Octubre
Diplomado de Mantenimiento
24 módulos – 140 horas de capacitación

ISO 55000 – ¿Debería molestarse en cambiar?

ISO 55000:

PARTE 4 – ¿Debería molestarse en cambiar?

Las tres últimas entradas del blog describen este nuevo trío de normas: ISO 55000, ISO 55001 e ISO 55002, todas ellas destinadas a estandarizar un marco para la Gestión de Activos (Físicos) (AM).

La Gestión de Activos Físicos es un enfoque de ciclo de vida completo para gestionar los activos de los que dependemos en la vida moderna para casi todo. La electricidad, el agua, el gas y las telecomunicaciones nos llegan a través de algún tipo de activo físico. Utilizamos activos físicos para viajar sobre, en, por encima y a través de otros activos de infraestructura física. Vivimos, trabajamos, nos entretenemos, nos curamos, aprendemos, enseñamos, gobernamos y jugamos en infraestructuras físicas. Fabricamos en plantas físicas. Prestamos servicio a nuestros activos físicos utilizando otros activos físicos.

Los activos físicos son parte integral de la vida moderna y lo han sido desde que el hombre inventó sus primeras herramientas. Tiene sentido cuidarlos y hacerlo de forma eficiente y rentable. Al fin y al cabo, el tiempo y el dinero que nos ahorramos en el cuidado de nuestros activos puede dedicarse a otras actividades.

Con el tiempo, la complejidad de esos activos ha crecido y con ella el nivel de conocimientos y habilidades necesarios para cuidarlos. Los responsables del mantenimiento suelen lamentar la falta de atención a los problemas de mantenimiento que muestran los diseñadores de sistemas físicos. Los diseñadores, a menudo muy especializados, carecen de la experiencia de un mantenedor, pero saben diseñar si los requisitos están bien expuestos y son claros. A lo largo de su “vida” útil, los activos requerirán reparaciones, mantenimiento y eventualmente su sustitución.

¿Cuál es el mejor programa de mantenimiento? ¿Cuál es la edad ideal para sustituir los activos? ¿Con qué debemos sustituirlos? ¿Cómo podemos utilizar mejor las nuevas tecnologías? ¿Qué riesgos se generan cuando el activo falla? ¿Qué podemos hacer para identificar, gestionar y mitigar esos riesgos? A estos retos y preguntas debemos responder o pagar un alto precio por nuestra ignorancia.

Una buena gestión de activos nos proporciona un marco para responder a esas preguntas y afrontar esos retos. Esto no quiere decir que la gestión de activos sea algo nuevo. No lo es, pero no siempre ha respondido a todas nuestras preguntas ni ha afrontado estos retos con la eficacia que podría.

Cuando los sistemas fallan inesperadamente o tardan demasiado en repararse, cuando los costes de mantener un sistema en funcionamiento son mucho más altos de lo que habíamos previsto, cuando no podemos obtener el rendimiento que esperamos, estamos viendo señales de que la Gestión de Activos se ha quedado corta.

Una buena gestión de activos nos permite:

  • Gastar el dinero del capital de forma inteligente, asegurando el máximo rendimiento de la inversión o valor del dinero a largo plazo,
  • Alcanzar los niveles de producción previstos de forma coherente,
  • Alcanzar los niveles de servicio deseados de forma coherente,
  • Gestionar y mitigar los riesgos para la producción, los niveles de servicio, los costes, los ingresos, la salud, la seguridad, el medio ambiente, la protección y la imagen pública,
  • Hacer todo lo anterior con un coste mínimo seguro,
  • Sustituir los activos en un momento que garantice el mínimo coste del ciclo de vida para la organización,
  • Garantizar que toda la información necesaria para sostener nuestros sistemas esté actualizada, disponible donde y cuando se necesite y para quienes la necesiten.

Si hiciéramos esto de forma consistente hoy veríamos menos desastres como el descarrilamiento del tren, las víctimas mortales y el daño ambiental hecho en Lac Megantic, las pérdidas y daños hechos cuando la Deepwater Horizon sufrió su explosión en el Golfo de México y el colapso de puentes como el de la I35W en St. Paul / Minneapolis.

Los mejores ejemplos de buena gestión de activos en la actualidad (fuera de las aplicaciones militares) se encuentran probablemente en la industria aérea y en la generación de energía nuclear. Incluso allí, cometemos errores y sufrimos las consecuencias de las catástrofes naturales y las provocadas por el hombre, pero muchas menos de las que podríamos cometer en otras circunstancias. Hoy en día, la industria de las aerolíneas estrella sus aviones a un ritmo que es aproximadamente la 1/2 de lo que era hace 40 ó 50 años.

Los servicios públicos (gas, electricidad, agua, telecomunicaciones) llevan mucho tiempo prestando un servicio fiable durante largos periodos de tiempo, sufriendo generalmente cortes sólo durante las catástrofes naturales. El enfoque tradicional, bien conocido por los ingenieros de fiabilidad, consiste en construir una redundancia. Si uno falla, el otro toma el relevo. En la energía nuclear incluso vemos múltiples niveles de redundancia debido a las graves consecuencias de algunos fallos. Aunque tiene éxito, este enfoque también es caro. Significa duplicar (o más) los activos que cuestan mucho dinero. Ese gasto se está volviendo insostenible y las empresas de servicios públicos se ven obligadas a considerar alternativas. Se ven presionadas entre las tarifas que pueden cobrar y las cantidades que pueden gastar. Cuando están reguladas, estas presiones son inmensas.

Una buena gestión de activos y la norma ISO 55000 / 1 / 2 no nos solucionarán los problemas, pero nos proporcionan un marco que nos permite tomar las mejores decisiones posibles y hacer frente, lo mejor que podamos, a estos desafíos. Es un elemento facilitador. Nos obliga a tener en cuenta factores que de otro modo o tradicionalmente podríamos ignorar. Nos hace pensar un poco más. Nos obliga a salir de la mentalidad de “siempre lo hemos hecho así”.

Las nuevas normas internacionales desafiarán su forma de pensar e impulsarán la búsqueda de nuevas soluciones a problemas que algunas organizaciones ni siquiera saben que tienen (hasta que es demasiado tarde). Las normas ISO 55000 / 55001 y 55002 agitarán la olla, desafiarán el statu quo y conducirán a un régimen completamente nuevo de cuidado de los activos. ¿Va a ser caro? ¿Cómo podemos permitírnoslo?

Una buena gestión de activos consiste en hacer las cosas correctas de la manera correcta. Si eso es diferente de lo que se hace hoy, ahorrará dinero y probablemente esfuerzo. A largo plazo, no cabe duda de que una buena gestión de activos, aplicada como dicen las normas, en la medida en que sea apropiada para su organización, dará lugar a un menor gasto y a un mayor rendimiento de esos activos.

Sin embargo, a corto plazo, es probable que haya que superar un obstáculo, pero puede que no sea tan importante como se piensa. La mayoría de las organizaciones que gestionan activos físicos ya cuentan con una buena parte de las prácticas descritas en las ISO. Puede que no se utilicen de forma coherente, que no estén documentadas, que no existan registros que demuestren su cumplimiento… pero las prácticas básicas, en muchos casos, ya están ahí.

El esfuerzo para alinearse con la ISO 55000 no tiene por qué ser oneroso ni carecer de beneficios. Imagine una empresa con varias plantas, cada una de las cuales hace su propia ingeniería y mantenimiento a su manera. Al ser coherentes, ahora pueden compartir recursos, conocimientos y experiencia. Se pueden elegir los procesos más eficaces entre las plantas para que todos los utilicen (suponiendo que sea apropiado para todos ellos). Se produce un efecto multiplicador: se utiliza la creatividad y los conocimientos de más personas para resolver un reto común.

Al trabajar con organizaciones con múltiples sedes, he comprobado constantemente los beneficios de la colaboración y el trabajo en equipo. Tampoco suele dar lugar a soluciones de corte automático. Más bien, los procesos y métodos básicos son los mismos con variaciones locales para tener en cuenta las diferencias locales. En lugar de cargar a cada centro con un proyecto, comparten la carga de trabajo, lo que es una verdadera ayuda en la actual economía ajustada.

La información va a ser un reto en la mayoría de las organizaciones. Hoy en día la tienen por todas partes y no siempre es accesible ni está actualizada cuando se necesita. Una buena gestión de activos requeriría que la información se actualizara y se pusiera a disposición de quienes la necesitan en función de las necesidades. El mantenimiento podría identificar las piezas correctas para reparar los equipos. La ingeniería podría confiar en que los planos de la planta son representaciones exactas de lo que está instalado y funcionando.

Conseguir que esa información se “limpie” supone un pequeño esfuerzo. A menudo, las empresas nadan en datos que no pueden esperar utilizar sin algún tipo de proyecto de “minería de datos”. El propio término “minería de datos” implica que hay muchos residuos que hay que cribar. ¿Por qué? La falta de previsión que ha creado eso es sintomática de la falta de buenas prácticas de gestión de activos.

Una buena gestión de activos promete hacer mucho bien. La adaptación a las normas y la alineación de la mentalidad con esas buenas prácticas supondrán un cierto dolor a corto plazo, pero los beneficios serán sustanciales. Los beneficios a largo plazo son casi seguros. Los beneficios a corto plazo, si la transición se gestiona bien, pueden compensar fácilmente el coste de la transición. En muchos casos, la transición no tiene por qué ser tan dolorosa como cabría esperar. Las prácticas y procesos existentes han servido bien a las empresas durante años. No tienen que cambiar de la noche a la mañana ni necesariamente. Elija lo mejor de lo que tiene, estandarícelo, documéntelo y sígalo. ¿Qué se pierde?

Sólo ineficiencia e ineficacia.

– De Conscious Asset.

Autor: James Reyes-Picknell
Presidente, Director y Consultor Principal de Conscious Asset
Correo: james@consciousasset.com
Sitio Web: https://consciousasset.com/
LinkedIn: https://ca.linkedin.com/in/jamesreyespicknell

Traducción: Predictiva21

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Aprende desde donde quieras

Suscríbete a Predictiva21

portada 36

Próximos cursos en línea

¡INSCRIPCIONES ABIERTAS!

Sé parte del mayor evento de Confiabilidad de América Latina desde este 24 al 26 de octubre. Gratuito con Certificado Incluido.

Regístrate aquí

💡

Te invitamos a reservar en tu agenda los días 18, 19 y 20 de octubre, porque estas invitad@ al 1° Congreso #HéroesDelMantenimiento de fracttal. Podrás disfrutar de mesas redondas con expertos, casos de éxito de clientes, workshops, premios y mucho más.

Reduce significativamente en el corto plazo las fallas de tus equipos lubricados, ¡hay casos de reducción de fallas aún superiores al 80%!

Conoce más aquí

×

Hola

Haz clic en nuestro representante para hablar por WhatsApp o escríbenos al correo contacto@predictiva21.com

×