Evolución del mantenimiento

La evolución del mantenimiento puede notarse desde la aplicación del mantenimiento correctivo en los inicios de la industrialización. Desde los inicios de la creación de herramientas complejas hasta automatización de procesos, la necesidad de mantenimiento siempre ha estado presente. Comenzando desde las formas de mantenimiento más básicas como el correctivo, hasta convertirse en avanzadas y organizadas estructuras para mantener la industria funcionando como reloj suizo.

La evolución del mantenimiento: la revolución industrial

El mantenimiento nace con la primera revolución industrial en la segunda mitad del siglo XVIII en Gran Bretaña. Luego, unas décadas después se extendió a gran parte de Europa occidental. Posteriormente, se extendió a América anglosajona. En esos inicios, eran los operarios de las máquinas quienes realizaban las tareas de mantenimiento. Es decir, no había personal dedicado a las actividades de mantenimiento. Eventualmente, con la aparición de máquinas cada vez más complejas surgió la necesidad de crear departamentos y cuadrillas de trabajadores. Estos se dedicaban única y exclusivamente a las actividades de mantenimiento en las fábricas.

En ese tiempo las máquinas eran grandes, pesadas y funcionaban a una relativa baja velocidad. Asimismo, debemos tomar en cuenta el contexto de aquellos siglos. Para entonces, la población mundial no era tan alta como ahora y la densidad de la población tampoco lo era. La demanda era baja, así que era de poca importancia si la producción se detenía por ciertos momentos para hacerle mantenimiento a las máquinas. En pocas palabras, los tiempos muertos no eran un problema mayor. Cuando ocurría una falla, era controlada sin mucho problema. No obstante, las máquinas eran muy confiables. Incluso, en algunas fábricas antiguas la maquinaria trabajaba tan bien como si fueran nuevas.

Evolución del mantenimiento en la era post guerra

Tanto la primera guerra mundial como la segunda fueron acontecimientos históricos sumamente importantes, los cuales cambiaron drásticamente los enfoques mundiales. Además, el sector tecnológico avanzó exponencialmente en épocas de guerra. Lamentablemente, el costo de vidas humanas fue increíblemente alto.

La industria no pasó desapercibida en lo que a cambios en su funcionamiento concierne. Durante tiempos de guerra, la industria se vio acaparada por la industria militar. El enfoque era la producción de armas, municiones, carros de combate, aviones, entre otros. De ahí, la demanda de productos aumentó y mantener la producción era una prioridad. Para cualquiera de los bandos un atraso en la producción por un tiempo muerto implicaba menos equipos para los combatientes. Asimismo, la calidad del producto era importante. En consecuencia, por una falta de recursos podrían perder terreno, lugares estratégicos, etc.

Durante la segunda guerra mundial (1936-1945) aparece el concepto de fiabilidad en la industria. Este se define como la probabilidad de que un equipo funcione correctamente durante un periodo de tiempo determinado bajo condiciones operáticas específicas. Por ejemplo, condiciones como presión, velocidad, temperatura, tensión, nivel de vibraciones, etc. De aquí, tenemos que los departamentos encargados del mantenimiento tenían un enfoque correctivo y preventivo. Además, surgen conceptos como el mantenimiento predictivo, proactivo, la gestión de mantenimiento asistida por ordenador y mantenimiento basado en la fiabilidad.

El protagonismo de la productividad en las décadas post guerra hasta nuestros días

En 1950 ocurrió lo que se conoce como la tercera revolución industrial. En esta, la máquina sólo constituye el medio para obtener un fin, que es el satisfactorio, producto más servicio, el cual es su razón se ser. Por lo tanto, debemos considerar que una instalación industrial está constituida por el sistema equipo/satisfactorio.

A partir de la década de los 50 la maquinaria se volvió cada vez más compleja. Esto, debido a los grandes avances tecnológicos. Naturalmente, la demanda debido a la alta competitividad entre las empresas aumentó considerablemente. Sin embargo, no era indicador para evitar a toda costa los tiempos muertos de producción. Luego, en la década de los 70 comenzó a difundirse el uso de las computadoras para la administración de activos, CMMS, por sus siglas en inglés. Así, en 1971 se desarrolla el mantenimiento productivo total TPM. Posteriormente, a principios de los 80 se desarrolla la optimización del mantenimiento planificado (PMO).

El mantenimiento en la actualidad

Al pasar de los años el número de empresas creció exponencialmente; asimismo, la población mundial también creció de forma vertiginosa. Por eso, la necesidades de tal cantidad de personas fue en aumento y las empresas tuvieron que cambiar su modus operandi para lograr satisfacer la demanda masiva de productos.

Por eso, la continuidad de la producción se convirtió en uno de los objetivos principales de las grandes empresas industriales. La intolerancia a los tiempos muertos aumentó, mientras los costos en mantenimiento también iban en aumento. Además, junto con la demanda de alta fidelidad, surgieron nuevos procesos de detección de fallos. Así, mejoró la gestión de técnicas de mantenimiento y nuevas tecnologías permitieron entender mejor los estados de los componentes de las máquinas.

Asimismo, el desarrollo de nuevas tecnologías y las mejoras de las existentes abrió las puertas a nuevas oportunidades y modalidades de mantenimiento. Por ejemplo, el desarrollo de cámaras termográficas permitió que la termografía se convirtiera en una práctica recurrente en el mantenimiento predictivo. De igual forma, las mejoras de los sensores de vibraciones mejoró la precisión de las mediciones; por lo tanto, la exactitud de las predicciones. Además, las mejoras en software computarizados permiten mostrar representaciones más exactas de los fenómenos presentes. Al igual que varios programas que pueden correr simulaciones en base a los datos obtenidos por las herramientas de medición.

En la actualidad, la implementación de estrategias de mantenimiento con fines preventivos fue en aumento. Esto, debido a que un buen plan de mantenimiento preventivo junto a uno correctivo asegura a mejor producción posible. No obstante, cuándo aplicar cada una de las estrategias de mantenimiento depende de la finalidad de la empresa; si depende de una alta producción para cubrir los costos, etc.

Resumen

El ser humano está en constante estado de cambio cultural, económico y social. Desde el descubrimiento de las herramientas, pasando por la revolución agrícola hasta la revolución industrial la humanidad ha encontrado la forma de sacar el máximo provecho de su entorno. Entonces, la herencia de nuestros antepasados es aprender a mantener nuestras herramientas 100% funcionales para sacar provecho de los recursos y procesos; el mantenimiento industrial es una clara prueba de esto.

Como vimos, la evolución del mantenimiento está altamente relacionado con las situaciones sociales del momento. Cambió luego de la segunda guerra, en la época post guerra y ahora, en una época tecnológica, veremos cómo evolucionarán las herramientas y estrategias de mantenimiento.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Suscríbete a Predictiva21

portada 36

Próximos cursos en línea

¿Qué vas a encontrar en este Ebook?

Tras una breve introducción, en la que haremos un repaso histórico sobre los principales avances tecnológicos que han marcado el desarrollo de lo que hoy conocemos como tecnología de mantenimiento,  describiremos las

 5 tendencias Top de este 2022.

Aprenderás de expertos internacionales de las más importantes empresas en el ámbito de la TRANSFORMACIÓN DIGITAL 4.0 en el área de MANTENIMIENTO y GESTIÓN DE ACTIVOS, la CONFIABILIDAD y la LUBRICACIÓN.

×

Hola

Haz clic en nuestro representante para hablar por WhatsApp o escríbenos al correo contacto@predictiva21.com

×