Las Estrategias a Seguir para Elaborar un Plan Inicial de Mantenimiento en una Empresa

Introducción

Algunas veces nos hemos preguntado de donde salió el plan de mantenimiento de nuestra empresa, quienes lo elaboraron y que estrategias siguieron.

Generalmente, cuando afrontamos problemas como fallas de equipos, mala calidad de los productos, accidentes, etc. en nuestras empresas, siempre salen a relucir las siguientes preguntas: ¿Es nuestro plan de mantenimiento el correcto? ¿Quiénes lo elaboraron? ¿Se está ejecutando como debe ser? ¿Nuestro personal está debidamente capacitado para atender o prever estas contingencias?

Todavía sin hacer ningún tipo de análisis, estas preguntas pasarán inmediatamente por la mente de nuestros gerentes y directores. Sin embargo, también deberíamos considerar otros enfoques, que quedan plasmados en interrogantes del tipo: ¿Cómo definimos las estrategias de nuestro plan de mantenimiento? ¿Cuáles fueron las premisas o directrices que tomamos, para decidir que estrategias de mantenimiento? ¿Son estas estrategias las que debemos aplicar en nuestra industria, instalación, planta, equipo o componente? ¿De qué dependen las decisiones de mantenimiento en la empresa? ¿Qué queremos garantizar cuando definimos las estrategias de mantenimiento? ¿Cuál es el objetivo de nuestro plan de mantenimiento de la empresa?

Aparentemente, se trata de interrogantes que todos deberíamos conocer, no obstante, pocos pueden dar una respuesta satisfactoria a estas. Podríamos incluso plantear una interrogante general: ¿habrá alguien en la empresa que tenga respuestas a algunas de estas preguntas? Esto sin referirme, por supuesto, a la trillada respuesta: “misión de mantenimiento”, elaborada en la oficina del algún gerente o director, para cumplir un compromiso de calidad.

Objetivo

El objetivo principal de esta publicación es indicar los pasos básicos, que nos sirvan como guía para identificar las estrategias que debemos seguir para la elaboración de un plan inicial de mantenimiento, y así dar repuesta a cada una de las interrogantes formuladas en los párrafos anteriores.

Como objetivos específicos adicionalmente, se pretenden instar a los responsables de la gerencia o gestión del mantenimiento en las empresas a desarrollar un nivel de conciencia que le permita responder las preguntas básicas indicadas anteriormente.

Desarrollo

El mantenimiento en general ha venido evolucionando con la aplicación de nuevas estrategias, políticas, conceptos, métodos y procedimientos de mantenimiento (MCC, IBR, FMEA, PMO, etc.) las cuales, a pesar de ser muy exitosas, han mostrado limitaciones en su aplicabilidad, debido a su complejidad o a las dificultades a la hora de recabar información. La aplicación de estrategias más simples puede servir de base o guía para orientar las actividades de mantenimiento de una forma ordenada inicialmente, y así sentar las bases para el desarrollo de estrategias más complejas. Regresar a lo básico puede simplificar el panorama de manera significativa, y con ello encontrar respuestas que, por obvias, obviamos. Estas estrategias iniciales o básicas permitirán a los diferentes departamentos de mantenimiento soportar técnicamente las decisiones de por qué realizar determinadas actividades, y en un futuro evolucionar a un proceso de optimización, gestión de activos o confiabilidad operacional.

Respondiendo las interrogantes planteadas, los criterios básicos, aunque parezcan muy obvios, serian:

  1. Identificar a qué se le realizará mantenimiento y por qué.
  2. Crear una estructura básica sencilla (taxonomía) para identificar los sistemas, equipos y componentes.
  3. Crear una estructura básica para el control de comportamiento y los costos asociados a falla, mantenimiento y eficiencia.
  4. Determinar las actividades de mantenimiento a realizar (inicialmente no preocuparse por la relación PM, PdM o MC), este es uno de los puntos más importantes y difíciles. Vale destacar que la estrategia se debe alinear a los objetivos de la empresa, con el apoyo de las especificaciones y datos técnicos de los equipos.
  5. Determinar y cuantificar los recursos humanos, materiales y técnicos para el cumplimiento de las actividades de mantenimiento definidas.
  6. Una vez definidos los puntos anteriores debemos preguntarnos:
    • ¿Cuál es el costo de nuestras estrategias?
    • ¿Permitirán estas estrategias cumplir el plan de producción definido?
    • ¿Dispondremos de los recursos (incluyendo el personal capacitado) para cumplir con este plan?
  7. Crear una base de datos para control (inicialmente puede ser en formato electrónico o papel, pero si contamos con un CMMS es todavía mejor).

Resultados esperados

Los resultados fundamentales que se pretenden obtener aplicando estos pasos básicos son los siguientes:

  • Un diagnóstico sobre las principales dificultades y oportunidades en la identificación de las estrategias para la elaboración de un plan de mantenimiento en la industria.
  • Una relación entre las políticas, estrategias y el plan de mantenimiento.
  • La determinación de las estrategias de mantenimiento más apropiadas inicialmente.
  • Finalmente, contar con lo que adolecen la mayoría de las empresas: una base de información que nos permitirá en un futuro cercano la optimización de nuestros planes y aplicación de nuevas metodologías.

Autor: Ferrera Martínez, Arquímedes José
Ingeniero en Electrónica y Comunicaciones
Empresa: E&M Solutions C.A. (Venezuela) y E&M Solutions, S.A de C.V. (México)
Correo: arquimedes.ferrera@eymsolutions.com

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Edición 29 Predictiva21

ver todas las ediciones

Suscríbete a Predictiva21

Síguenos en Linkedin