Mantenimiento Centrado en la Confiabilidad – Reingeniería: Optimización práctica del proceso RCM con RCM-R®

Mantenimiento Centrado en la Confiabilidad - Reingeniería

Sobre el Libro

Mantenimiento Centrado en la Confiabilidad – Reingeniería: Optimización práctica del proceso RCM con RCM-R® (Reliability Centered Maintenance – Reengineered: Practical Optimization of the RCM Process with RCM-R®) es un libro de 448 páginas escrito por Jesus R. Sifonte y James V. Reyes-Picknell. Fue publicado por la editorial Productivity Press en el año 2017 en su primera edición.

Descripción del Libro

Mantenimiento Centrado en la Confiabilidad – Reengineered: Practical Optimization of the RCM Process with RCM-R® (Optimización práctica del proceso RCM con RCM-R®) ofrece un enfoque optimizado de un método bien establecido y de gran éxito utilizado para determinar las políticas de gestión de fallos de los activos físicos. Hace que el método original, desarrollado para mejorar la seguridad de los vuelos, sea mucho más útil en una amplia gama de industrias en las que la criticidad de los activos va de alta a baja. RCM-R® se centra en la ciencia de los fallos y en lo que debe hacerse para permitir un funcionamiento fiable a largo plazo. Si se utiliza correctamente, RCM-R® es el primer paso para conseguir menos averías, más capacidad productiva, menos costes, operaciones más seguras y un mejor rendimiento medioambiental. El mantenimiento tiene un gran impacto en la mayoría de las empresas, se note o no su presencia. RCM-R® garantiza que se realice el trabajo adecuado para que haya el menor número posible de sorpresas desagradables que puedan perjudicar al negocio de alguna manera.

RCM-R® fue desarrollado para aprovechar el éxito original de RCM en la entrega de esa eficacia al tiempo que aborda las preocupaciones del mercado industrial. RCM-R® aborda el método RCM y las deficiencias en su aplicación: modifica el método para tener en cuenta la criticidad de los activos e incluso de los modos de fallo, de modo que el rigor se aplica sólo donde es realmente necesario. Elimina (dentro de lo razonable) las fuentes de preocupación por el hecho de que el RCM sea demasiado riguroso y trabaje demasiado, sin comprometer su capacidad de ofrecer un programa de gestión de fallos adaptado a los activos físicos y sensible a su contexto y aplicación operativos. RCM-R® también proporciona a sus practicantes una guía basada en estándares para determinar los modos de fallo y las causas significativas, facilitando su análisis para obtener un resultado óptimo.

  • Incluye una amplia revisión del método RCM, de probada eficacia, y de lo que se necesita para que tenga éxito en el entorno industrial.
  • Vincula elementos importantes del método RCM con las normas internacionales pertinentes para la gestión de riesgos y la gestión de fallos.
  • Mejora el RCM con un mayor énfasis en el análisis estadístico, llevándolo directamente al ámbito de la Gestión de Activos Basada en la Evidencia.
  • Incluye un amplio asesoramiento basado en la experiencia sobre la aplicación y el mantenimiento de programas de gestión de fallos basados en RCM.

Sobre el autor

Jesús R. Sifonte, BSME, MMRE, PE, CMRP es el fundador y presidente de PdMtech de Vega Baja, Puerto Rico, Estados Unidos si América. Ofrece servicios de consultoría empresarial en las áreas de certificación e implementación de técnicas de Mantenimiento Basado en la Condición, enseñanza, tutoría e implementación de RCM y análisis de confiabilidad. También es el director del Instituto de Mantenimiento y Monitoreo de la Condición con sede en Puerto Rico y con presencia en toda América Latina y España. Es un ingeniero profesional licenciado, un consultor de análisis de vibraciones ASNT-TC-1A de nivel III certificado por Technical Associates of Charlotte, miembro del instituto de Gestión de Activos, la Sociedad Americana de Ingenieros Mecánicos, un Profesional de Mantenimiento y Confiabilidad certificado por la Sociedad de Profesionales de Mantenimiento y Confiiabilidad (EEUU). Jesús es licenciado en Ingeniería Mecánica por la Universidad de Puerto Rico y tiene un Máster en Ingeniería de Mantenimiento y Confiabilidad por la Universidad de Monash en Australia. Jesús tiene muchos años de experiencia práctica en ingeniería, gestión de mantenimiento, mantenimiento predictivo, práctica de campo de ingeniería de confiabilidad, implementación y consultoría.

James V Reyes-Picknell, BASc, CMC, P.Eng., CMRP, CAMA, es el fundador y presidente de Conscious Asset, una empresa de consultoría y formación con sede en Canadá especializada en la gestión de activos. Proporciona servicios de consultoría de negocios para nuestra práctica en la Gestión de Activos Físicos en las áreas de estrategia, mejora de procesos, coaching ejecutivo / de gestión, gestión del cambio y asesoramiento general al cliente. Es ingeniero profesional licenciado, consultor de gestión certificado (internacional), profesional de mantenimiento y confiabilidad certificado (EE.UU.), antiguo profesional de RCM2, miembro del Instituto de Gestión de Activos y licenciado con honores en Ingeniería Mecánica por la Universidad de Toronto. James también estudió en el Royal Naval Engineering College del Reino Unido, en la Universidad Técnica de Nueva Escocia y en la Universidad de Dalhousie en Canadá. James tiene muchos años de experiencia práctica en ingeniería, operaciones, gestión del mantenimiento, consultoría y gestión del cambio.

Tabla de Contenido

  • 1 Gestión de Activos.
  • 2 La historia de RCM y su relevancia en la industria actual.
  • 3 El proceso de RCM-R®.
  • 4 El trabajo previo de RCM-R®.
  • 5 Funciones y fallos.
  • 6 Síntomas y causas de los fallos.
  • 7 Cuantificación de los impactos de las fallas.
  • 8 Visión general de las estrategias de mantenimiento.
  • 9 Técnicas de mantenimiento basadas en la condición.
  • 10 Selección de estrategias para gestionar las consecuencias de los fallos.
  • 11 Ajuste del análisis RCM.
  • 12 Implementación de RCM-R.
  • 13 Aprovechamiento de RCM-R®.

A continuación se muestra un extracto del libro:

El Mantenimiento Centrado en la Confiabilidad (RCM) es el método más exitoso que tenemos para desarrollar políticas de gestión de fallos con el objetivo de mantener el rendimiento funcional de nuestros activos físicos. A pesar de su nombre, va mucho más allá del mantenimiento e incluye resultados operativos, de ingeniería, de procedimientos, de procesos y de formación. Puede afectar a muchos aspectos de nuestro negocio si utilizamos activos físicos, y hoy en día casi todo el mundo lo hace. Dado que la GCR tiene implicaciones tan amplias, ¿dónde encaja en los sistemas modernos de gestión empresarial?

El RCM es un elemento clave de la buena gestión de activos tal y como la conocemos hoy en día, porque ambos tienen resultados deseados similares. Pertenece a cualquier buen sistema de gestión de activos de las empresas modernas. Veamos por qué y cómo.

La gestión de activos ha existido desde la prehistoria, cuando la gente pensó por primera vez en utilizar herramientas y armas. Desde entonces, hemos estado tomando decisiones sobre qué necesitamos que nos ayuden las herramientas, qué herramientas pueden utilizarse para ello, su forma y funcionalidad, cómo deben mantenerse (repararse o sustituirse), cómo mejorarlas y cómo eliminarlas. A medida que nuestros activos físicos se hacían más complejos, las decisiones y acciones posteriores se hacían más complicadas. Por ejemplo, la gestión de los sistemas ferroviarios es más compleja que la de una flota de diligencias en las praderas. La gente empezó a especializarse en aspectos de la gestión de activos: por ejemplo, en la fabricación de vajillas, ladrillos, etc., en el diseño y la construcción (construcción de las pirámides), en la instalación (poner herraduras a los caballos), en la reparación de herramientas y ollas de metal (herreros), en la logística (transporte de materiales de construcción y otras mercancías), en la fabricación en mayores cantidades (la Revolución Industrial), en la investigación y el desarrollo de nuevos métodos (alquimia, química, física nuclear), en los controles, en la gestión de la información, etc. La especialización ha permitido a los seres humanos hacer más y mejor. Hoy en día, pocos son “jacks of all trades” – tendemos a ser maestros de uno. Trabajando juntos, todos estos maestros pueden producir resultados sorprendentes. Esto ha dado lugar a un mundo lleno de activos físicos de los que dependemos todo el tiempo, y a veces, debido a nuestra especialización y divisiones entre quién hace qué, ni siquiera sabemos dónde están esas dependencias, hasta que algo se rompe. Cuando algo falla, sentimos el aguijón de nuestra dependencia de la tecnología. El siguiente paso en nuestro camino evolutivo puede ser que necesitemos mejorar la gestión de la complejidad y la interconexión. La gestión de activos es precisamente una de esas disciplinas.

Obtener valor de los activos físicos implica muchas actividades distintas pero relacionadas. El marketing prevé la demanda futura, los diseñadores determinan la mejor manera de proporcionar una oferta para satisfacer la demanda, los ingenieros la diseñan y la construyen, las finanzas la pagan, los operadores la ponen en marcha y hacen lo que se necesita que haga, y luego los encargados del mantenimiento la mantienen en funcionamiento. Cada una de estas disciplinas es bastante compleja, y se pueden dedicar carreras enteras a un solo ámbito. Conseguir que todo funcione de la mejor manera posible requiere un esfuerzo integrado y holístico. El ciclo de vida de los activos es complejo, pero tenemos que gestionar ese ciclo de vida para obtener el rendimiento que queremos, a un precio que podamos pagar, con riesgos tolerables para la seguridad, el medio ambiente y nuestro negocio. Si no tenemos en cuenta todo el ciclo, obtendremos un rendimiento deficiente o unas capacidades que no podremos utilizar. Hasta cierto punto, la oferta y la demanda de capacidades se encargan de ello, pero cada elemento se optimiza independientemente de los demás. El conjunto no está optimizado como un solo sistema. La gestión de activos aborda esta carencia. Es la disciplina de la gestión de estos activos físicos y, sobre todo, de lo que hacen por nosotros a lo largo de su ciclo de vida. La RCM es una herramienta que la buena gestión de activos puede utilizar para ayudar a conseguirlo, pero hoy en día, sólo unos pocos sectores la han aprovechado plenamente.

Algunas industrias tienen una necesidad natural de ser mejores que otras en la gestión de activos. Las empresas de servicios públicos, las redes de transporte, las aerolíneas y el ejército tienden a tener mucha presión para gestionar bien los activos debido a la seguridad, los factores medioambientales, el alto coste u otras razones. Curiosamente, estos sectores fueron los primeros en adoptar el RCM. Para mantener los costes bajos para los contribuyentes, los municipios han mejorado gradualmente en la planificación y previsión de las necesidades futuras, el funcionamiento y la gestión del mantenimiento de sus activos (calles, controles de tráfico, edificios de oficinas, escuelas, hospitales, etc.), y muchos todavía tienen un largo camino por recorrer. En aras del interés público, muchas jurisdicciones municipales están obligadas a tener planes de gestión de activos de un tipo u otro. Los primeros en hacerlo no siempre se referían a una especificación o norma concreta, por lo que los resultados han sido dispares.

(…)

Fin del extracto.

Referencias

Comprar en Amazon

Más Libros en Predictiva21

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Revista #34 Predictiva21

ver todas las ediciones

Prueba nuestra nueva versión y da el salto a Fracttal con un increíble plan de migración. El futuro del mantenimiento está aquí. Ingresa a www.fracttal.com para más información.

Suscríbete a Predictiva21

Síguenos en Linkedin

×

Hola

Haz clic en nuestro representante para hablar por WhatsApp o escríbenos al correo contacto@predictiva21.com

× ¿Cómo podemos ayudarte?