Taller ACR-P
Aprende el Análisis Causa Raíz

La Transformación Digital: Su impacto a nivel personal y empresarial

Nos encontramos inmersos en una era completamente automatizada, que llegó para quedarse y cambiar la forma en la que llevábamos a cabo diferentes actividades, esto hace parte de lo que conocemos hoy en día como la Transformación Digital. 

Pero, ¿cuándo inició? 

La historia marca su origen en la Primera Revolución Industrial, sobre el siglo XVIII, ya que fue esa chispa que obligó a las industrias a adaptarse a los cambios en las relaciones de producción. 

El avance tecnológico dado en la Segunda Revolución Industrial, por la aparición de las líneas de producción en masa, fue sin duda otro aspecto que contribuyó notoriamente a seguir cambiando e innovando, adaptándose a los retos y oportunidades de mejora que significó la aparición de las empresas de tecnología y software hace más de 70 años.

El novedoso procesador, los primeros robots, computadoras y software marcaron ese punto de inflexión hacia la era digital donde comenzaron los procesos automatizados en nuestra vida y, sobre todo, en las industrias de gran envergadura. 

Recuerdo en mi niñez la caricatura “Los Supersónicos” de Hanna&Barbera, donde las videollamadas, los autos voladores y los robots que ejecutan labores cotidianas, animaban nuestra imaginación sin siquiera pensar que en tan solo un par de décadas haríamos parte de esa realidad.

¿En qué consiste? 

En simples palabras, es la sustitución de la forma manual de llevar a cabo los procesos, métodos y procedimientos, para que sean realizados de una forma automática. En los últimos dos años la implementación de estos cambios ha tenido un incremento impulsado por los periodos de aislamiento, que ha ocasionado la pandemia por COVID-19. 

Ya usamos más frecuentemente videollamadas para comunicarnos y reunirnos con esos seres queridos o el uso de plataformas digitales de contenidos de audio o video para nuestras jornadas laborales y de descanso. Así, la Transformación Digital está cambiando y mejorando nuestra calidad de vida.  

Algunas de las cosas que anteriormente realizábamos de forma presencial o semipresencial y que actualmente se llevan de forma digital:

  1. Ya no es necesario ir al banco para realizar una consignación a un tercero o pagar una cuota de una Tarjeta de Crédito, lo podemos hacer de forma digital desde la comodidad de nuestro hogar u oficina usando nuestro teléfono celular.
  2. Muchos de los dispositivos Smart con los que contamos en nuestros hogares ya pueden estar conectados con tiendas de suministros y reponer ese bajo stock que tengamos en nuestra nevera, o conectarse con un centro de servicios para solicitar automáticamente una revisión de mantenimiento ante una falla o un comportamiento anormal.
  3. Realizar compras online de cualquier producto, ¡ya es una realidad!, con esta práctica, además de reducir tiempos podemos obtener mejores descuentos por el solo hecho de no realizarlo de forma física.  
  4. Otro aspecto beneficioso es poder solicitar un servicio de transporte y dar seguimiento al trayecto, costo, conductor y reportar cualquier comentario sobre el recorrido. Lo que nos genera más seguridad que salir a la calle a tomar un taxi cualquiera.
  5. Las consultas médicas virtuales se potenciaron a raíz de la pandemia y han sido un mecanismo muy eficiente para el control de los pacientes. La conocida Telemedicina es una realidad que en este momento tiene gran aceptación y ha mejorado enormemente las posibilidades de llegar a lugares remotos de nuestra geografía.
  6. El manejo de nuestra documentación en la nube nos da seguridad de la información, evitando su extravió, sustituyendo así el uso de dispositivos externos y físicos.

Nuevos campos y herramientas para la gestión

Desde el punto de vista industrial y de los procesos que se pueden llevar en una organización, la transformación digital introdujo conceptos como el Marketing Digital, una forma mucho más eficiente de hacer mercadeo; o la Industria 4.0 y la Industria 5.0, aportando innumerables beneficios para nuestros activos, donde se puede agregar mucho más valor a través del uso de la Inteligencia Artificial (IA), Big Data, Machine Learning, tecnologías que no solamente llegaron para cambiar la forma de llevar la información, sino para ser pilares en el proceso de fortalecimiento y proyección de las organizaciones, empresas y/o instituciones.

No obstante, ninguno de estos podría ser eficaz si no tenemos una correcta selección de una herramienta tecnológica que apoye la gestión llevada en cada uno de los procesos de la organización, en especial los relacionados con el mantenimiento de nuestros activos.

Estas herramientas son conocidas como Computerized Maintenance Management System (CMMS), Enterprise Asset Management (EAM) o un Enterprise Resource Planning (ERP); cualquiera que sea su selección debe de tener la facilidad y capacidad de poder conectarse con otras plataformas como, por ejemplo, con los sistemas de medición o SCADA instalados en los equipos, de tal forma que puedan leer en tiempo real los parámetros operacionales definidos. 

Al tener esta conexión, si un valor está en un nivel de alarma, la solución puede tener la capacidad de generar una solicitud de atención u orden de trabajo preestablecida para su planificación y ejecución por el departamento de mantenimiento.

Nos encontramos iniciando la Quinta Revolución Industrial o como es conocida la Industria 5.0 centrada principalmente en el Internet de las Cosas – IoT – y en la transformación industrial, a través de la unión de los procesos que actualmente realizan los humanos con las máquinas y la Inteligencia Artificial, sin dejar de lado el respeto con el medioambiente, la utilización de energías limpias y un estricto control de los residuos generados, siendo socialmente responsables con el entorno. 

En resumen, nos afianzamos más en una era completamente digital, que de seguro va a estar presente en nuestras vidas de manera mucho más recurrente.

No existe un periodo de tiempo entre una revolución industrial y otra, pero la tendencia que han marcado las ultimas revoluciones es que el tiempo de aparición entre ellas se va acortando exponencialmente.  

En esta época moderna la diferencia que tenemos entre la cuarta y quinta Revolución Industrial no supera los 10 años; por este motivo, las soluciones tecnológicas y sus casas fabricantes deben tener esa visión amplia y estar preparadas para los nuevos retos que de seguro nos depara el futuro, de tal forma que sean soluciones que no se queden detenidas en el tiempo, por el contrario, vayan a la par de los cambios que se generan. 

Otro aspecto a considerar en esa selección está en la adaptabilidad que debe tener la solución en nuestros procesos de negocio, como siempre digo en mis capacitaciones: “La Herramienta debe trabajar para nosotros, no nosotros para ella” y parte de esta adaptabilidad es su usabilidad, algo que mitiga enormemente la resistencia al cambio que se presenta en los usuarios finales, quienes en ultimas serán las personas que contribuirán de manera definitiva en este proceso de transformación digital, ya que siempre, o por lo menos por ahora, muchas de las decisiones a tomar seguirán siendo llevadas a cabo por nosotros, los humanos.  

Autor

Ramón Alejandro Useche

https://www.linkedin.com/in/ramon-useche-42399779/

Consultor de Gestión de Activos CTN Global

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Aprende desde donde quieras

Suscríbete a Predictiva21

portada 36

Próximos cursos en línea

Te invitamos a reservar en tu agenda los días 18, 19 y 20 de octubre, porque estas invitad@ al 1° Congreso #HéroesDelMantenimiento de fracttal. Podrás disfrutar de mesas redondas con expertos, casos de éxito de clientes, workshops, premios y mucho más.

×

Hola

Haz clic en nuestro representante para hablar por WhatsApp o escríbenos al correo contacto@predictiva21.com

×