Taller ACR-P
Aprende el Análisis Causa Raíz

Averías

El problema de las averías

Cada año se gastan miles de millones de dólares en el mantenimiento de equipos de ingeniería en todo el mundo. Especialmente, en las prácticas de mantenimiento actuales que están impulsadas por el mercado. En particular para la industria manufacturera y de procesos, los proveedores de servicios, etc. Por ello, existe una clara necesidad de controlar los riesgos de averías. Asimismo, contar con prácticas eficaces de gestión y mantenimiento de activos que puedan influir positivamente en factores de éxito como:

  • el precio,
  • la rentabilidad,
  • calidad,
  • fiabilidad de las entregas,
  • seguridad y,
  • la rapidez de la innovación.

Las averías

La palabra avería parece explicarse por sí misma. La definición de la RAE de una avería es: ” Daño que impide el funcionamiento de un aparato, instalación, vehículo, etc.”. Si lo aplicamos a los equipos, cada vez que estos no funcionan cuando se requiere a la capacidad de diseño y a la calidad satisfactoria, está averiado. Esto, independientemente de la causa de la avería. Entonces, esta definición supone un cambio con respecto a la definición tradicional de mantenimiento de una avería porque ahora implica que puede haber muchos tipos y fuentes diferentes de averías.

El origen de las averías no siempre es de naturaleza mecánica o eléctrica, tradicionalmente consideradas como de mantenimiento, o se ve fácilmente. De hecho, el origen a menudo es el resultado de condiciones triviales o menos significativas. Es decir:

  • polvo,
  • abrasión,
  • suciedad,
  • aflojamiento,
  • deformación, etc.

Estos ocurren durante un período de tiempo y conducen eventualmente a la avería real.

El mantenimiento para solucionar y evitar averías

El mantenimiento industrial se puede definir como el control constante de las instalaciones, en caso de una planta o de los componentes. Por otro lado, en el caso de un producto lo entendemos como el conjunto de trabajos de reparación y revisión necesarios para garantizar el funcionamiento regular y el buen estado de conservación de un sistema en general. Por tanto, las tareas de mantenimiento se aplican sobre las instalaciones fijas y móviles; sobre equipos y maquinarias; acerca de edificios industriales, comerciales o de servicios específicos; de las mejoras introducidas al terreno y sobre cualquier otro tipo de bien productivo.

El mantenimiento industrial tiene diferentes variantes, cada una enfocada en resolver distintos problemas y enfrentarlos con distintos enfoques. Por ejemplo, una estrategia se enfoca en atacar los problemas antes de que ocurran y otra se encarga de hacerlo una vez la avería haya ocurrido; estos se conocen como mantenimiento preventivo y correctivo, respectivamente.

El mantenimiento preventivo se define como las acciones tomadas en un tiempo planeado que detecta, previene o mitiga la degradación de un componente o sistema. Esto, con la finalidad de extender la vida útil de las piezas, controlando la degradación a un nivel aceptable. Por ejemplo, realizar inspecciones regulares a los equipos; lubricando y limpiando componentes esenciales.

Por otro lado, el mantenimiento correctivo es la acción de manutención de equipos efectuada debido a una falla o deficiencias encontradas. Normalmente, durante las acciones de mantenimiento preventivo. Luego, se repara el equipo, pieza o estructura para devolverlo a su estado operativo óptimo. Generalmente, las acciones de mantenimiento correctivo son no planeadas y requieren una atención inmediata para atender la mal función.

Implementación adecuada del mantenimiento para la corrección de mal funciones

Entonces, para implementar correctamente alguna de las estrategias de mantenimiento, la definición de avería gira entorno a “la pérdida de la función primaria de un equipo, estructura o proceso. No obstante, esta definición es insuficiente para la solución de averías mecánicas o eléctricas, e incluso para las más triviales como lubricación, suciedad, etc.

Para resolver exitosamente las averías necesitamos información más detallada. Entonces, dicha información es gestionada por el planificador de mantenimiento y el experto en problemas mecánicos, eléctricos, etc. Además, se deben manejar los datos de estrategias anteriores de mantenimiento y averías. Entonces, para tener una idea más consistente de los detalles de la avería necesitamos conocer algunas de las razones por la que ocurren las mismas.

Causas de averías

Existen muchas causas de averías, entre estas tenemos:

  • Averías por deterioración forzada: Mal función ocurrida a una máquina o componente debido a la falta de limpieza, inspección y lubricación. Por ejemplo, un rodillo de leva que no se desgasta uniformemente en su superficie de contacto.
  • Averías por deterioro natural: Se produce una avería en cualquier componente/pieza de la máquina aunque la limpiemos, lubriquemos o inspeccionemos adecuadamente. Por ejemplo, un seguidor de leva que se desgasta uniformemente en todas las superficies de contacto pero que ya no es capaz de realizar su función.
  • Fallas por condiciones forzadas de trabajo: Es una mal función que ocurre en cualquier máquina y/o componen debido a su uso forzada más allá de sus capacidades normales recomendadas. Por ejemplo, partículas quemadas de pegamento que obstruyen filtros debido a operar la máquina a temperaturas más altas de la estándar.
  • Mal funciones debido a falta de conocimiento: Ocurre a cualquier máquina, parte o componente debido a instalaciones o reparaciones inadecuadas. Un ejemplo, el aspa de una turbina se fragmenta debido a una alineación indebida durante la instalación de la misma.
  • Avería debido partes débiles: Esta falla se produce en maquinarias con un defecto de fábrica, los cuales pueden ser debido a un diseño inadecuado y/o un error durante el proceso de fabricación. Ejemplo, la ventosa se rompía con demasiada frecuencia, razón: una pared de la ventosa demasiado fina y débil para soportar la carga.

El futuro del control de fallos

En el futuro, los equipos de ingeniería estarán aún más informatizados y serán más complejos. Una mayor informatización de los equipos aumentará la importancia del mantenimiento del software de forma significativa, acercándose, si no igualando, al mantenimiento del hardware. Además, factores como el aumento de la informatización y la complejidad darán lugar a un mayor énfasis en las actividades de mantenimiento con respecto a áreas como la rentabilidad, la calidad, la seguridad y los factores humanos. Entonces, en el futuro se requerirá sin duda un pensamiento creativo y nuevas estrategias para aprovechar todos los beneficios potenciales y convertirlos en rentabilidad.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Aprende desde donde quieras

Suscríbete a Predictiva21

portada 36

Próximos cursos en línea

Te invitamos a reservar en tu agenda los días 18, 19 y 20 de octubre, porque estas invitad@ al 1° Congreso #HéroesDelMantenimiento de fracttal. Podrás disfrutar de mesas redondas con expertos, casos de éxito de clientes, workshops, premios y mucho más.

×

Hola

Haz clic en nuestro representante para hablar por WhatsApp o escríbenos al correo contacto@predictiva21.com

×